Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los cambios que el príncipe Carlos hará cuando muera la reina Isabel

Al parecer, el heredero al trono está planeando con detenimiento cómo distribuirá las propiedades de la familia real, pues prefiere que el Palacio de Buckingham sea más del pueblo que de él.
jueves 07 octubre 2021
Isabel II y el Príncipe Carlos
Isabel II es escoltada por el Príncipe Carlos durante la Apertura del Parlamento en la Cámara de los Lores el 11 de mayo de 2021 en Londres, Inglaterra.

Aunque por el momento la fecha se ve lejana, y realmente el mundo entero espera que la reina Isabel II dure muchos años más, es normal que por su edad, 95 años, muchos detalles ya empiezan a planearse con anticipación para estar preparados para el cambio de monarca.

Es así que el príncipe Carlos, heredero al trono, ya está estudiando cuál sería la mejor forma de repartir a dos generaciones de la familia real británica en las residencias de la monarquía cuando fallezca su madre y, en su caso, el prefiere quedarse en Highgrove House y solo tener un alojamiento modesto en el Palacio de Buckingham.

Publicidad
 Palacio de Buckingham
Los miembros de la Guardia de Granaderos de la Compañía Nijmegen y el 1er Batallón de la Guardia de Coldstream haciendo el Cambio de Guardia, llevado a cabo por primera vez desde el inicio de la pandemia de coronavirus, en la explanada del Palacio de Buckingham el 23 de agosto de 2021 en Londres, Inglaterra.

Lo cierto es que el príncipe de Gales, de 72 años, es partidario de una monarquía reducida y, al parecer, recientemente ha tenido una serie de reuniones para discutir lo que sucederá con todas las residencias oficiales de la familia cuando fallezca su madre, la reina Isabel II, y él asuma el trono.

En ese momento, la línea directa de sucesión se reducirá a él mismo y a su esposa Camilla, duquesa de Cornwall, y a su hijo el príncipe William y su familia, la duquesa de Cambridge y los tres hijos que tienen en común.

Según un amigo del príncipe Carlos, el futuro rey está explorando una alternativa con respecto a su alojamiento en el palacio de Buckingham, que consistiría únicamente en un pequeño piso encima de la tienda de regalos del lugar, y que se asemeja a la del primer ministro británico en Downing Street.

Publicidad
Castillo de Balmoral
Castillo de Balmoral.

Además, de acuerdo a lo que informa el periódico británico Mail on Sunday, Carlos está considerando seriamente la posibilidad de convertir el refugio escocés favorito de su madre, el castillo de Balmoral, en un museo en su honor, y los duques de Cambridge podrían dejar el Palacio de Kensington, su actual hogar, para mudarse al castillo de Windsor.

El propio Carlos es partidario de quedarse con Camilla en su actual residencia familiar, Highgrove House, en Gloucestershire, Inglaterra, y mantener un hogar "modesto" en Buckingham. Su objetivo es que el Palacio esté más abierto al público durante todo el año.

En resumen, la clave está en descubrir cómo repartir eficazmente dos generaciones de la familia real en un número bastante grande de propiedades.

Publicidad
Para celebrar el 90 aniversario de la reina Isabel II, la corona inglesa ha lanzado unas estampillas conmemorativas en las que el protagonista terminó siendo el pequeño hijo de William y Kate.
Después de la muerte de Isabel II, el príncipe Carlos reducirá la lista de miembros de la familia real con título nobiliario. La idea es que solo él, el príncipe William y sus hijos tengan títulos.

"El príncipe de Gales cree firmemente que estos lugares tienen que ofrecer algo al público más allá de ser un lugar donde viven los miembros de la familia real. Todo el mundo reconoce que no tiene sentido tener tantas residencias, pero si las abandonan por completo, nunca podrán recuperarse cuando el príncipe George y los miembros más jóvenes de la realeza crezcan y necesiten un lugar donde vivir", ha añadido el informante.

En ese sentido, la actual residencia oficial del príncipe Carlos que maneja sus oficinas, Clarence House, podría reservarse para las próximas generaciones de royals, que en la actualidad aún viven con sus padres, mientras que sus hermanos permanecerían en sus actuales hogares: Windsor's Park Lodge en el caso del príncipe Andrés, Bagshot Park en el del príncipe Eduardo y Gatcombe Park, en Gloucestershire, en el de la princesa Ana.

Publicidad
Publicidad