Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La tensa relación entre Diana y la niñera de sus hijos, William y Harry

Al parecer, Tiggye Legge-Bourke, niñera de los príncipes William y Harry, despertó los celos de la princesa Diana y eso derivó en su tensa relación.
martes 12 enero 2021
Princesa Diana y Tiggy Legge-Bourke
Princesa Diana y Tiggy Legge-Bourke.

En 1993, Tiggy Legge-Bourke fue contratada por el príncipe Carlos para el cuidado de sus hijos , el príncipe William y el príncipe Harry, poco después de anunciar públicamente su separación de la princesa Diana a causa de las infidelidades de su parte con Camila Parker, pero ¿qué desencadenó los celos y la rivalidad de Lady Di con esta mujer?

Al parecer todo inició con ciertos comportamientos de la niñera. A Diana le molestaba que fumara frente a sus hijos y que se refiriera a ellos como “sus bebés”. A Tiggy no le importaba mucho lo que la princesa pensara de ella. “Les estoy dando lo que necesitan en esta etapa: aire fresco, un rifle y un caballo. Ella les da una raqueta de tenis y un cubo de palomitas en el cine”, dijo en alguna ocasión Legge-Bourke.

Publicidad

Pero eso no fue todo. Poco después de la contratación, Diana de Gales le confesó a su mayordomo y amigo Paul Burrell que creía que el príncipe Carlos estaba enamorado de Tiggy y, además, planeaba casarse con ella. Años más tarde, el hombre reveló en uno de sus libros que Lady Di le había dicho que Legge-Bourke había quedado embarazada de su ex esposo.

Tiggy Legge Bourke  y el príncipe Harry
La royal nanny fue contratada en 1993 por el príncipe Carlos, luego de su divorcio de Lady Di, para hacerse cargo de Harry.

El rumor llegó a la prensa británica y, con el apoyo de la reina Isabel II, Tiggy solicitó por medio de su abogado una disculpa por parte de la princesa. Un año después, la revista Time publicó que Diana incluso le pedía a la niñera que saliera de la habitación cuando hablaba por teléfono con sus hijos y exigió a través una carta que la mujer no les leyera antes de dormir, ni supervisara su hora del baño.

A pesar de los desencuentros entre Diana y Tiggy, William y Harry sentían un gran amor por su niñera. En 1998, un año antes de que dejara de trabajar dentro de la familia real, la mujer estuvo a punto de ser despedida por permitir que los príncipes bajaran a un pozo sin arnés de seguridad ni casco, pero los hijos de Carlos pidieron que la dejaran en su puesto y así ocurrió hasta 1999, cuando ella se casó.

#YoMeQuedoEnCasa: Descarga gratis la revista digital de enero (da clic en la imagen)

Publicidad

La noche del 31 de agosto de 1997, cuando murió Diana de Gales a causa de un accidente de coche junto a su entonces pareja sentimental, Dodi Al-Fayed, William y Harry estaban en la casa de verano de la familia real, en Balmoral. El príncipe Carlos tuvo que viajar de emergencia a París para repatriar el cuerpo de su ex esposa, mientras que los príncipes se quedaron al cuidado de su abuela, la reina Isabel II, el duque de Edimburgo y Tiggy, quien los consoló.

Duque de Edimburgo, príncipe William, Charles Spencer, príncipe Harry y el príncipe Carlos
Duque de Edimburgo, príncipe William, Charles Spencer, príncipe Harry y el príncipe Carlos.

Aunque la niñera hizo su vida en 1999, ella se convirtió en la figura materna de los príncipes tras la muerte de Diana y el cariño entre ellos sigue vigente hasta la fecha. La última prueba de ello fue la invitación a la boda de los duques de Sussex, celebrada el 19 de mayo de 2018.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad