Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Nuevo libro incómodo para la realeza destapa la triste infancia de Carlos

La frialdad con la que fue educado el príncipe Carlos tuvo una repercusión en su matrimonio con Lady Di.
martes 22 septiembre 2020
Reina Isabel II, duque de Edimburgo y el príncipe Carlos
Reina Isabel II, duque de Edimburgo y el príncipe Carlos.

La princesa Diana siempre dejó entrever la frialdad con la que la trató el príncipe Carlos mientras estuvieron casados. Ahora, casi 40 años después de su histórica boda, la autora Ingrid Seward reveló en su nuevo libro Prince Philip Revealed, que la razón del comportamiento de Carlos, tiene que ver con la educación que recicbió cuando fue niño.

El diario británico Mail on Sunday publicó un extracto del libro donde se asegura que Lady Di estaba convencida de que lo único que Carlos “aprendió sobre el amor, fue darse la mano”, y es que, debido a su educación “él no podía ser táctil con su propia esposa, ya que tuvo una infancia sin afecto de parte de sus papás, la reina Isbael II y el duque de Edimburgo”, aseguró Ingrid gracias a las conversaciones que tuvo con Diana.

Publicidad

“Diana reconoció que si Carlos hubiera sido educado de una manera normal, habría sido más capaz de demostrar sus emociones hacia ella. En cambio, sus sentimientos parecían haber sido sofocados al nacer”, dijo Diana en algún momento a la autora.

Y es que según la princesa de Gales, el heredero al trono nunca recibió amor de sus papás, solo sus niñeras fueron quienes le demostraron afecto, pero evidentemente eso no podía compararse con un beso y un abrazo de Isabel II y el duque de Edimburgo, quienes tampoco tenían muchas demostraciones de cariño en público y se limitaban a darse la mano.

Otro factor que afectó al príncipe Carlos fueron las separaciones que tuvo de su papá, quien constantemente estaba cumpliendo con su papel de oficial naval en el mar y tan solo asistió a dos de los primeros ocho cumpleaños del heredero al trono. Pero eso no es todo, ya que ni siquiera estuvo presente cuando nació, ya que ese 14 de noviembre Felipe de Edimburgo estaba jugando squash y cuando por fin conoció a su primogénito dijo que "parecía pudín de ciruela".

#YoMeQuedoEnCasa: Descarga gratis la revista digital de septiembre (da clic en la imagen)

Publicidad

“Incluso cuando se les juzga por los estándares de la época, Felipe e Isabel II estuvieron muy poco con su descendencia”, añade la autora. Debido a sus compromisos reales, la entonces princesa Isabel dejó a la princesa Ana de cuatro meses de edad y a Carlos de dos años en su residencia de Sandringham House, mientras se reunió con Felipe en Malta para la Navidad de 1950.

Dos años después, el joven Carlos se convirtió en el príncipe heredero y entonces, su relación con sus papás fue aún más distante, ya que para entonces la reina Isabel II tenía muchos compromisos oficiales, mientras que su papá estuvo en Malta debido a su trabajo en la Marina.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad