Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Exclusiva: Así es Máxima de Holanda en lo personal, revela un 'fashion insider'

El diseñador Benito Fernández abrió su corazón a Quién y compartió conmovedoras anécdotas con su compatriota, la monarca consorte de Países Bajos.
sábado 25 julio 2020
Máxima de los Países Bajos
Máxima de los Países Bajos, siempre que puede, le da un espaldarazo a su compatriota y diseñador favorito, Benito Fernández.

Un rey para una reina, así se puede describir el perfect match que hizo el destino entre el diseñador Benito Fernández y la muy argentina reina Máxima de los Países Bajos . Como pocas veces el creativo aceptó abrir su corazón y compartir un secreto que muy pocos saben de su relación con la esposa del monarca Guillermo Alejandro.

En una charla, vía Zoom, Benito hace la deferencia con Quién y cuenta eso que se había reservado para sus allegados: fue la segunda opción de la cuñada de Máxima, Mariana Andrés —porque así llegó a la reina consorte—, para vestirla. La situación lo llena de orgullo porque se ganó ser favorito sólo por su talento entre costuras.

Publicidad

Un encuentro por destino

La historia fue como un verdadero cuento de hadas. Fernández tuvo su primer contacto con Máxima gracias a su cuñada, previo a la boda real en 2002. Debido a que el padre de la soberana, Jorge Zorreguieta, no pudo asistir porque fue funcionario durante la dictadura cívico-militar, fue su hijo Martín quien lo representó como el padrino.

"Ahí le hice el primer traje a Mariana y a sus amigas; a partir de ahí vestí a su madre (de Máxima), María (del Carmen) Cerruti, cuando fue el bautizo de la primera hija de Zorreguieta", contó Benito. Luego de conocer su trabajo, la entonces princesa heredera, quiso que la vistiera también.

"Máxima no fue a Holanda a tomar té, fue a trabajar", dice su diseñador favorito
Me sonó el celular y pregunte, '¿quién es?'; me dijo: 'Soy Máxima Zorreguieta, ¿en qué piso estás?'… Casi me muero, en ese momento estaba en un 'atelier' y tocó el timbre. Uno se imagina que la reina va a llamar seis meses antes, alguien de protocolo, cinco secretarias, cuatro guardaespaldas y no. Se esperó a que terminara una entrevista

Recordó Fernández, quien en ese momento comenzó su colaboración al lado de la royal, al confeccionarle seis vestidos que usó en una gira por América Latina; ahí se dio una cercanía que le permitió darse cuenta lo que "ella quería transmitir con su ropa. Siempre me dejó ser libre, le hago el vestuario sin saber dónde o cuándo la usará", agregó.

Publicidad

El guardarropa que Benito le envía, Máxima lo mismo lo usa indistintamente o incluso, sus predilectos, los repite en sus compromisos, casi siempre como un apoyo implícito a su compatriota, más importantes: "Usó un vestido mío ya siendo reina, en su primera visita oficial a Canadá y Estados Unidos.

"En la única gala que se hizo, era un vestido fucsia de flecos de seda, que fue rarísimo porque se lo había mandado 15 días antes en avión, sin pensar que lo iba a usar, se ve que ya tenía adjudicado para esa gira un traje y, sin embargo, se lo puso a los tres días que le llegó", comentó emocionado Fernández.

Máxima Zorreguieta
En varias ocasiones la reina Maxima ha repetido los diseños que le envía Benito.

Trendsetter

Muy a la par que Kate Middleton , Máxima también hizo suyo, en un espíritu de austeridad monárquica, la moda de usar de nuevo los vestidos, compartió Benito: "Repitió uno rojo mío de nudo de organza y estuvo en una exposición que se hizo en Holanda, por los 10 años de su principado y estaba en una vitrina.

"Terminó la exposición, lo sacaron, le pasaron el plumero y se lo puso. Esa es la mujer que me encanta, de ahora, que no sólo es reina, es linda, agradable… una mujer que trabaja, que cuida a sus hijas, a su marido, yo la vi, que pudiendo no repetir nunca se pone tres veces los vestidos", abundó Fernández.

Publicidad

Los secretos mejor guardados

Benito lo sabe, Máxima puede elegir a cualquier diseñador en el mundo, por lo que para él, haber sido the chosen one es un verdadero halago, pero hubo un momento en el que si otra llamada telefónica hubiera salido bien, quizá él no tendría sobre sus hombros el honor de vestir a la soberana de los holandeses.

Ver esta publicación en Instagram

Maxima by Benito

Una publicación compartida por Benito fernandez (@benitofernandez) el

"Te voy a contar una anécdota que muy pocas veces conté de Máxima… Su cuñada, cuando fue el casamiento de la princesa, fue la madrina y llamó a un diseñador argentino que la atendió mal por teléfono, ella cuelga y le pregunta a una amiga de su marido a qué otro diseñador le parecía que podía llamar y ella le dice: 'Benito Fernández'.

"Yo, en ese momento, estaba trabajando y sonó el teléfono y lo atendí, y por eso te digo que no fui la primera opción, fui la segunda, pero atendí con educación y ese llamado me valió vestir a la reina más mirada y respetada del mundo, he hecho todo con amor y eso me ha vuelto con Máxima y su proyección internacional", reveló.

Así, como una "mujer real" y que "se equivoca" ve Fernández a Máxima y le encanta; pública en todos sentidos, sólo hay algo que sí se guarda para ella misma: "Su talla es un secreto de estado, hay cosas que sí hay que respetar, hay un protocolo que es diferente, aunque al llegar a ella es de las más cálidas, amigable y solidaria", confesó el diseñador.

Modernidad y familia

Para el argentino hay algo a destacar de su majestad Máxima: "Es una reina que no fue a tomar el té y a probarse vestidos; fue a trabajar y hacer cosas por el pueblo holandés y la humanidad porque tiene varias ONG, y la verdad es que siempre fue una gran trabajadora; me representa el ideal de mujer, de hoy y que me gusta vestir".

Latina al final de cuentas, Máxima tiene muy claro en su cabeza que el núcleo familiar debe ser el más normal: "Cuando he ido a probarle la ropa en su casa (en Argentina), no había otra persona cuidando a sus hijas que ella y cuando se iba a cambiar le dijo, al que en ese momento era el príncipe, que se ocupara él de las niñas, como le diría cualquier mamá.

"Tiene esa cosa de naturalidad y de lo que tenemos los latinoamericanos del concepto de familia, del abrazo, de la sonrisa, me imaginaba que tendrían niñeras que hablaran en francés e inglés, otra persona que les cocinara y no, es ella y el rey y eso me cautiva de ella, que es fiel a sus conceptos a los que ella quiere para su familia", explicó Benito.

#YoMeQuedoEnCasa: Descarga gratis la revista digital de julio (da click en la imagen)

Antes de despedirse, Fernández hizo una promesa "después te voy a mandar una esquela que me ha escrito Máxima con una foto", pero eso sí, para cumplir con su compromiso con la secrecía con la monarquía, "pero será en privado, no para publicar", finalizó.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad
Publicidad