Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Historias

A 75 años del día más decisivo en la vida de la reina Isabel II

El 20 de noviembre de 1947 todas las miradas estaban puestas en la Abadía de Westminster por la boda de la futura reina de Gran Bretaña con Felipe de Grecia y de Dinamarca.
martes 22 noviembre 2022
Príncipe Felipe y la reina Isabel II
El príncipe Felipe y la reina Isabel II lucharon por su amor.

Había una vez… Una princesa muy joven, decidida a casarse por amor. Un pretendiente real "guapo como cualquier estrella de cine" que provocó sospechas. Una nación tan traumatizada por la guerra que su gente miraba con recelo las bodas extravagantes y las uniones dinásticas en general.

El público quedó cautivado cuando la primera temporada de The Crown reveló los desafíos que enfrentó una joven Isabel Windsor, incluso antes de que accediera al trono de Inglaterra en 1952, derribó obstáculos para casarse con el hombre de su elección, su primo lejano Felipe de Grecia y de Dinamarca.

Publicidad

Isabel estaba enamorada de Felipe desde los 13 años. Ya era heredera al trono el día que ella y sus papás, el rey Jorge VI y la reina consorte Isabel, visitaron el Royal Naval College en Dartmouth. El joven que escoltaba a la familia real era el cadete naval rubio de 18 años llamado Felipe, que por derecho era príncipe de Grecia y Dinamarca.

Los contra del Apolo griego

Pronto Lilibeth y Felipe comenzaron a intercambiar cartas; ella mantuvo una foto enmarcada de él junto a su cama durante los años que éste pasó sirviendo al ejército durante la Segunda Guerra Mundial. La relación familiar entre Isabel y Felipe era muy cercana al ser tataranietos de la reina Victoria.

Felipe de Grecia y Dinamarca
Felipe de Grecia y Dinamarca conquistó desde el día uno el corazón de Isabel II.

Mientras que Isabel era parte de una familia unida y amorosa, Felipe prácticamente no tenía un centavo y había visto poco a sus papás durante años. Su familia, originalmente danesa, gobernó Grecia hasta la abdicación de su tío, el rey Constantino I, después de la Primera Guerra Mundial.

Todos huyeron de Grecia para siempre. Más tarde, la mamá de Felipe sufrió una enfermedad mental y su papá la dejó para vivir en Francia con una amante. El propio Felipe creció en internados, mientras la princesa Alicia de Battenberg estaba recluida en una clínica psiquiátrica tratada por el mismo Sigmund Freud.

Felipe, como oficial naval, sirvió valientemente en el Mediterráneo y el Lejano Oriente. Cortejó a la princesa Isabel y en 1946 le propuso matrimonio en Escocia; ella inmediatamente dijo que sí. Pero fue entonces cuando su romance se volvió complicado.

El rey Jorge VI insistió en que la pareja esperara para anunciar su compromiso hasta que Isabel, de apenas 20 años, fuera mayor. Hubo muchas murmuraciones contra Felipe, aunque por supuesto, todos podían ver su atracción. "Un Apolo griego rubio", "un vikingo". "guapo como cualquier estrella de cine", fueron las descripciones.

Princesa Isabel II y el príncipe Felipe
La princesa Isabel II y el príncipe Felipe estaban enamorados.

Pero estaba "sin pulir", arrogante, indigente y, quizás lo peor de todo para un país que acababa de salir de la Segunda Guerra Mundial, era "demasiado alemán". No había forma de evitarlo: Felipe pertenecía a la Casa de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glucksberg.

Si bien fue acogido por parientes ingleses en su juventud, sus cuatro hermanas se casaron con príncipes alemanes. Tres de sus cuñados se unieron al partido nazi. La mamá de Isabel no estaba muy segura de que Felipe fuera su yerno. En privado, ella lo llamaba El Huno.

Príncipe Felipe y reina Isabel II
El príncipe Felipe y la reina Isabel II lograron casarse a pesar de los detractores.

Pero la princesa estaba decidida a casarse con él y sus papás accedieron. Felipe le propuso matrimonio con un anillo de compromiso de diamantes redondos de tres quilates, que constaba de una piedra central flanqueada por 10 pavés de diamantes más pequeños.

Las piedras del anillo originalmente formaban parte de una tiara que pertenecía a la mamá del príncipe, quien recibió la tiara el día de su propia boda por parte del zar Nicolás II y la zarina Alexandra, los últimos gobernantes del imperio ruso. La princesa Alice le regaló la tiara a su hijo en preparación para su propuesta.

 

Luego, el príncipe diseñó el anillo él mismo trabajando con el joyero londinense Philip Antrobus Ltd. El rey y la reina consorte anunciaron el compromiso de su hija. Felipe se convirtió en ciudadano británico y tomó el apellido de Mountbatten.

La boda del pueblo

La fecha de la boda estaba fijada. El único obstáculo que quedaba era el dinero. Fue anunciado como una boda de austeridad y el gobierno otorgó a la princesa Isabel 200 cupones de ropa adicionales para su vestido. Debido al racionamiento en la Segunda Guerra Mundial, la futura reina juntó cupones de ropa para comprar su vestido de novia.

Príncipe Felipe y princesa Isabel
La unión entre Felipe e Isabel fue, al final, muy celebrada.

Diseñado por Norman Hartnell, el ajuar de la princesa Isabel estaba hecho de seda color marfil, satén duquesa e hilo plateado, el vestido presentaba cristales, 10 mil perlas de semilla, un corpiño ajustado con escote en forma de corazón, mangas largas y una cauda de 15 pies.

Fue realizado en sólo siete semanas por 350 hábiles mujeres ya que la boda se llevó a cabo cuatro meses después del anuncio de compromiso de la pareja. La tiara del día de la boda era la Frindge de la reina Mary. Había pertenecido a su abuela, la reina Mary de Teck, y se lo habían dado como regalo de bodas en 1893.

Princesa Isabel y príncipe Felipe
El vestido de la princesa Isabel para su boda con el príncipe Felipe se pagó con cupones.

Estaba rehecha a partir de una tiara/collar que la reina Victoria le había comprado a Collingwood and Co. Mientras Isabel se preparaba la mañana de la boda se rompió, afortunadamente el joyero real Garrard aparentemente estaba disponible para arreglarlo y la reina reveló más tarde: "Creo que tapó el resorte".

Las otras joyas del día de la boda de la princesa Isabel incluyeron dos collares de perlas, el más corto de los dos era el Reina Ana, que se dice que perteneció a Ana, la última reina Estuardo, el otro era conocido como Reina Carolina y se dice que perteneció a la esposa del rey Jorge II.

Princesa Isabel II y príncipe Felipe
Fue el 20 de noviembre de 1957, cuando la pareja se dio el '¡Sí, acepto!'.

Ambos collares fueron dejados a la Corona por la reina Victoria y se los dieron a Isabel como regalo de bodas. Todos los ramos de novia reales contienen mirto de un arbusto plantado por Victoria en Osborne House. La princesa Isabel también tenía orquídeas blancas y se colocó sobre la tumba del Soldado Desconocido después de la boda.

Los admiradores de la joven pareja le enviaron sus propios cupones por correo, pero tuvieron que devolverlos porque era ilegal transferirlos. Fue Felipe quien se atuvo al mandato de austeridad. Indiferente a la ropa y amante de la economía, el duque de Edimburgo se puso el uniforme naval y usó calcetines zurcidos.

El gran día

La boda tuvo lugar en la Abadía de Westminster el 20 de noviembre de 1947 a las 11:30 horas. La princesa Isabel fue el décimo miembro de la familia real en casarse ahí. Asistieron dos mil invitados, incluidos el rey de Irak, la princesa Juliana y el príncipe Bernhard de los Países Bajos y el gran duque heredero de Luxemburgo.

También la princesa Isabel de Luxemburgo. La ceremonia fue retransmitida por radio a millones de oyentes. Junto con su papá, la princesa Isabel salió del Palacio de Buckingham en el carruaje estatal elegido por la reina Victoria, ya que se negó a utilizar el Gold State Coach tras la muerte del príncipe Alberto.

Princesa Isabel y príncipe Felipe
Las joyas de la princesa Isabel II eran de incalculable valor familiar.

 

La ceremonia de boda fue oficiada por el arzobispo de Canterbury, Geoffrey Fisher, y el arzobispo de York, Cyril Garbett. El servicio comenzó con una fanfarria compuesta especialmente por Arnold Bax y terminó con la tradicional Marcha nupcial de Felix Mendelssohn.

Los novios se arrodillaron sobre cajas naranjas cubiertas de seda rosa en el altar como guiño a la austeridad de la posguerra. El día de la boda Felipe recibió el título de duque de Edimburgo de manos de su suegro, el rey Jorge VI. Después de que la reina ascendió al trono en 1953, en 1957 lo nombró príncipe del Reino Unido y conservó su ducado.

Los anillos de boda se hicieron con una pepita de oro galés procedente de la mina de Clogau St. David, cerca de Dolgellau. Según la biógrafa real Ingrid Seward, quien escribió Príncipe Felipe: Revelado, dentro del anillo de bodas de su esposa había un mensaje secreto inscrito y cuyo contenido sólo lo supieron el grabador, él e Isabel.

Después del servicio se llevó a cabo un desayuno nupcial a la hora del almuerzo en el Ball-Supper Room del Palacio de Buckingham para 150 invitados solamente. Aunque la pareja real recibió 11 pasteles de boda, el pastel de frutas tradicional oficial fue horneado por McVitie y Price, tenía cuatro niveles y nueve pies de alto.

Princesa Isabel y el príncipe Felipe
El pastel de bodas de la princesa Isabel y el príncipe Felipe.

El pastel de bodas estaba decorado con ambos escudos de armas, incluidos los monogramas de los novios, figuras cubiertas de azúcar de sus actividades favoritas e insignias militares y navales. Los recién casados cortaron el pastel con la espada Mountbatten del duque, que fue un regalo de bodas del rey.

Los recién casados salieron al balcón del Palacio de Buckingham para saludar a las grandes multitudes en el centro comercial. Después de su desayuno nupcial, la princesa Isabel y el príncipe Felipe se dirigieron a la estación de Waterloo, acompañados por el corgi de la princesa, Susan.

Reina Isabel II y el príncipe Felipe
La reina Isabel II y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, estuvieron juntos hasta el final.

Luego tomaron un tren a Hampshire para pasar la noche de bodas en Broadlands, la casa del tío de Felipe, Lord Mountbatten. El resto de su luna de miel real la pasaron en Birkhall en Balmoral Estate en Escocia.

Publicidad