Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Era Marilyn Monroe y no Grace Kelly con quien Rainiero de Mónaco quería casarse

Un día como hoy, pero de 1929, nació una de las actrices más queridas de Hollywood, pero también quien llegó a cambiar a la dinastía Grimaldi para siempre al convertirse en la esposa del príncipe.
viernes 12 noviembre 2021
príncipe Rainiero y la princesa Grace Kelly
El príncipe Rainiero y la princesa Grace Kelly saludando desde el Palacio Real de Mónaco después de su boda, 1956.

De no haberse casado el príncipe Rainiero con la actriz Grace Kelly en 1956, los miembros de la Casa Real y la historia de Mónaco hoy serían otros. La familia Grimaldi (Alberto, Carolina, Estefanía, Carlota, Andrea, Pierre, etc.) luciría muy diferente a la actual.

Esta idea surge luego de que en una reciente docuserie, Royals: Keeping the Crown, de la plataforma Curiosity Stream, se asegurara que el príncipe monegasco quería casarse con “otra princesa de Hollywood”, Marilyn Monroe, y no con Grace Kelly, para así lograr su objetivo de asegurar el trono y el futuro del principado.

Publicidad
Marilyn Monroe
Marilyn Monroe.

En aquel momento, el príncipe Rainiero III tenía 32 años, estaba soltero y le preocupaba “la idea de que podría perder su principado si no se casaba bien y tenía (pronto) un hijo heredero”. Según informa la revista People, estuvo a punto de perder la corona poco después de la Segunda Guerra Mundial debido a la posible ruina financiera y el escaso turismo en Mónaco.

Al parecer, esto llevó a los asesores de la corona a idear un plan “casi diabólico” para garantizar el destino de Mónaco: “Se le aconsejó al príncipe Rainiero que haría bien en casarse con una ‘princesa’ de Hollywood y [capitalizar] toda la fama que acompañaría a ese matrimonio. Lo que necesitaba Mónaco era reactivar su comercio turístico. Tenía perfecto sentido económico", aseguró la historiadora de la Universidad de St. Andrews, Chandrika Kaul.

 

Al príncipe le interesaba Marilyn Monroe, pues ella era la actriz más importante del momento, aunque la idea fue rápidamente descartada por su fuerte imagen de “símbolo sexual'', algo que podría no verse bien para la realeza.

Grace Kelly
La actriz estadounidense Grace Kelly en el set de To Catch A Thief, película de 1955, año en el que conoció a Rainiero.

Fue así que en 1955, luego de que Grace Kelly fuera una de las asistentes al Festival de Cine en Cannes, aprovecharon su visita para invitarla a Mónaco para una sesión de fotos con la revista francesa Paris Match en el Palacio Real, ahí es donde conoció a Rainiero.

“El ejecutivo de Paris Match cree que este será un encuentro realmente dramático y sensacional entre la reina de Hollywood y su propio príncipe, que es un joven y apuesto soltero elegible -que además se rumora está buscando esposa. Durante esta sesión de fotos, realmente ves cómo Rainiero está fascinado con Grace, y creo que realmente se enamora de ella a nivel personal, pero también la ve como la respuesta a muchos de sus problemas”, aseguró la historiadora.

 
el Príncipe Rainiero, la Princesa Grace, la Princesa Carolina, el Príncipe Alberto II y la Princesa Estefanía.
La Familia Real de Mónaco posa en la sala Salle de Glace del Palacio Real: el Príncipe Rainiero, la Princesa Grace, la Princesa Carolina, el Príncipe Alberto II y la Princesa Estefanía.

Después de un año de noviazgo, en donde hubo “una gran cantidad de apreciaciones racionales por ambos lados".

Grace Kelly dejó su carrera en ascenso a los 26 años y no solo eso, también tuvo que pagar una dote de 2 millones de dólares para convertirse la princesa de Rainiero III.

La boda real, celebrada el 18 de abril de 1956, tuvo nada menos que 3 mil invitados y fueron más de 30 millones de personas las que la vieron por televisión, convirtiéndose así en “el primer evento moderno en generar tanta expectativa mediática". Sin duda, Rainiero III no pudo elegir a mejor esposa.

Publicidad
Publicidad