Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Arte, proyectos y una propiedad con historia: la herencia que dejó Lucía Bosé

Además de una espectacular propiedad, la mamá de Miguel Bosé también le heredó un legado artístico a su familia.
miércoles 25 marzo 2020
Lucía Bosé
Lucía Bosé heredó una espectacular propiedad y el amor al arte.

Tras darse a conocer a principios de esta semana que, la actriz italiana Lucía Bosé y también mamá de Miguel Bosé , falleció a los 89 años a causa de una neumonía. Ahora una de las grandes incógnitas es qué heredó a su familia y es que, siempre fue afecta al arte, al grado de abrir el Museo de los Ángeles, aunque al final ese proyecto no tuvo un final feliz.

Lucía era la accionista mayoritaria de la empresa Lumi SL, que es administrada por el intérprete de Amante bandido. Esta organización se dedica al alquiler de bienes inmuebles, pero solo tiene una propiedad a su nombre.

Publicidad

Se trata de una espectacular casa familiar de Somosaguas, con una estructura de hormigón con amplios ventanales y rodeada de jardines, donde, por cierto, crecieron sus hijos y tiempo después, se convirtió en casa de Miguel.

Este inmueble cuenta con su propio estudio de grabación, un gallinero y con un gran espacio para el cantante y sus hijos: Telmo, Tadeo, Ivo y Diego , cuando están de visita en Madrid. Actualmente, la propiedad está valuada aproximadamente en 6 millones de euros.

Publicidad

En cuanto al tema artístico, la actriz dirigió su trabajo hacia los platos para su exposición Piatti, en el proceso de creación, Lucía visitó varias ciudades como Milán, Segovia y Cáceres. La obra estaba compuesta por medio centenar de platos de bambú y de plástico, que fueron personalizados bajo la técnica del collage.

Este proyecto se había convertido un soporte artístico, donde retrató a varias famosas como: Marilyn Monroe, Greta Garbo, Marlene Dietriech, Frida Kahlo e incluso, a su fallecida nieta, Bimba Bosé .

Publicidad

Finalmente, Lucía invirtió mucho tiempo, dinero y esfuerzo en el Museo de los Ángeles, que abrió junto a su hija Paola, en el año 2000. Mamá e hija convirtieron una antigua fábrica de harina en un museo con casi 2 mil metros cuadrados, dedicados a figuras mitológicas y obras de gran dimensión.

Aunque parecía que tenía todo para ser un éxito, en 2007 anunciaron un cierre temporal y más tarde, fue definitivo por la falta de apoyo de instituciones públicas. Actualmente se encuentra cerrado y el edificio está a la venta.

Publicidad