Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Jacky Bracamontes confiesa que tuvo una relación violenta con un ex

La conductora abrió su corazón para decir que en el pasado tuvo una relación tóxica que sacó lo peor de sí misma.
viernes 04 octubre 2019
Jacqueline Bracamontes
Jacqueline Bracamontes

Jacqueline Bracamontes es una de las figuras más queridas en el mundo del entretenimiento nacional y aunque ahora disfruta de una relación de pareja sana junto a su esposo, el piloto de autos Martín Fuentes, con quien recientemente festejó su octavo aniversario Jacky llegó a sufrir en el pasado de violencia verbal de una de sus exparejas.

Recientemente en su programa Netas Divinas (Unicable), la popular presentadora habló por primera vez sobre este amargo momento que vivió.

Publicidad

“Era una relación de violencia verbal, o sea de quererme hacer menos para él sentirse más”, se sinceró la inolvidable protagonista de telenovelas de Televisa como Las tontas no van al cielo y Sortilegio.

Jacky compartió que la situación entre ella y esa ex pareja llegó a tal punto que un día desembocó en una fuerte pelea en la que hubo golpes de por medio.

En una de esas él me sacó de mis casillas y empecé ‘cállate, cállate’ y empecé a pegarle, yo a él. Pero imagínate cuánto tiempo tenía ya pasando esto para que yo llegara a ese punto


“Seguramente no le pegué fuerte, qué tan fuerte puede pegarle un manotazo”, agregó.

“Nunca en mi vida me había salido de mi ser y claro que eso lo calmó a él porque nunca había reaccionado yo así”, aseveró la conductora, quien dejó claro que después de eso nunca más volvió a tolerar que un hombre la tratara de esa manera

Publicidad

Como parte de la celebración por su octavo aniversario de bodas, Jacky Bracamontes y su esposo, Martín Fuentes, viajaron a Australia y Nueva Zelanda donde vivieron una aventura extrema.

La conductora mexicana y el padre de sus cinco hijas hicieron todo tipo de actividades, pero sin duda, la más emocionante de todas fue la que vivió durante su visita al Canyon Swing, un columpio gigante a 357 pies de altura (109 metros), cerca de Queenstown, al sur de Nueva Zelanda.

Publicidad
Publicidad