Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así celebró en Guadalajara la familia de Checo su triunfo, también hubo chapuzón

Tras la victoria del mexicano en el Gran Premio de Mónaco, su papá asegura que sus nietos ‘pisan el acelerador’ para seguir los pasos del piloto de Red Bull.
Antonio Pérez Garibay, padre de Checo Pérez
Checo y su papá, Antonio Pérez, en el GP de México

En Guadalajara también hubo “chapuzón” por el triunfo de Checo Pérez en el Gran Premio de Mónaco el domingo 29 de mayo, pero a diferencia de la alberca a la que el piloto mexicano y el equipo de Red Bull se aventaron, en la capital tapatía fue su familia la que celebró así su victoria en casa de su mamá, Marilú Mendoza.

El papá de Checo, el diputado Antonio Pérez Garibay, compartió en exclusiva con Quién detalles del festejo que tuvo junto a sus nietos, quienes, adelantó, ya están listos para continuar con el legado de la familia.

Publicidad

“Estuve en Guadalajara y, efectivamente, hicimos el chapuzón los nietos y tu servidor. No tuvimos la alberca de Red Bull, pero ahí tuvimos la alberca de la casa de Marilú”, relató el diputado Antonio Pérez al recordar cómo vivió la victoria que sumó Checo Pérez a su palmarés, lo que lo convierte en el piloto mexicano de Fórmula 1 más ganador de la historia.

Luego de ver la carrera a solas, Antonio Pérez se reunió con la familia para comer y celebrar el triunfo de Checo y lo que debió ser un momento de felicidad tuvo, por un momento, algo de desilusión para uno de sus nietos.

“Sebastián (hijo de su segundo hijo, el ex piloto Toño Pérez) estaba esperando que le trajera los carros que le compré en Mónaco, pero yo no fui a Mónaco. Él esperaba los juguetes que le trajera el tío Checo y el casco del tío Checo porque él pensaba que yo venía llegando de Mónaco. Ya quería sus sorpresas y sus regalos, y empezó a llorar porque no le traje nada de Mónaco, pero no estuve allá”, contó el diputado morenista.

F1 Grand Prix of Monaco
Checo Pérez ganó el Gran Premio de Mónaco

 

Lo cierto es que el resto de la tarde la disfrutaron en familia con total tranquilidad, aunque esa tranquilidad muy pronto podría cambiar por adrenalina, pues Sebastián y Chequito Pérez, ambos de cuatro años, ya quieren conducir gokarts; lo que llena de ilusión a su abuelo.

Chequito y Sebastián ya están listos. En cualquier momento vamos a empezar con la nueva generación de los Pérez para llevarlos por el mundo”, aseguró el papá de Checo Pérez, quien ve con claridad los caminos que tiene por delante.

“O soy presidente de México o me voy a correr gokarts con Sebastián. Ayer se lo platiqué. Él tiene cuatro años, yo tengo tres años para construir mi proyecto político. O llego a la presidencia de México o me voy a recorrer nuevamente todo el país y todo el mundo con mi nieto corriendo gokarts”, enfatizó el diputado.

Antonio Pérez, papá de Checo Pérez
Antonio Pérez

 

Sin embargo, aunque sabe que en la sangre tienen todos los “ingredientes” para seguir los pasos de Checo, reconoce que la actitud y la determinación deben demostrarla ellos y no dudar de que pueden alcanzar sus metas, como en algún momento sucedió con el piloto de Red Bull.

“A lo mejor nosotros le ponemos todo y, al final, recuerda lo que me dijo Checo a los 12 años. Le puse todo, dejábamos de comer, dejábamos de comprar carne, pollo, pescado para la casa y le comprábamos llantas y, cuando llegó a los 12 años, me dijo que ¡mejor quería ser futbolista! Entonces, no puedes forzar a los hijos, lo tienen que disfrutar; yo tampoco voy a forzar a mis nietos. Yo haré el mismo sacrificio que hice con mis hijos y estoy seguro que lo podemos lograr, pero ellos tienen que poner su dedicación porque yo no voy a manejar el carro”, aseguró.

Checo Pérez en la portada de Quién
Checo en la portada de Quién, en 2012

Afortunadamente, Checo Pérez rectificó a tiempo, pero desde muy temprana edad tuvo que “pagar” por cuenta propia los sacrificios que imponía su carrera y que, ahora, su padre recuerda y valora.

“Yo lo ayudé y lo apoyé hasta donde pude, pero cuando llegó a Europa, a Alemania, a los 15 años solo, sin dinero, sin saber hablar alemán, hubo muchas carencias y sacrificios, pero por eso es el Checo Pérez que es”, enfatizó Antonio Pérez.

F1 Grand Prix of Mexico
Checo Pérez

 

El campeonato actual de Fórmula 1 ha traído grandes momentos para Checo y para su familia en lo profesional, pero también en lo personal, pero el nacimiento de su tercer hijo, Emilio, junto a su esposa Carola Martínez cobró un significado especial, según reveló el papá del piloto tapatío.

“Yo creo que Emilio trae una tortería debajo del brazo; ya no una torta, trae una tortería. Le vamos a poner la Tortería Pérez. No sabes qué buena suerte ha traído, qué divino niño, qué increíble, qué tranquilo”, comentó.

Antonio Pérez, papá de Checo Pérez
Antonio Pérez con su nieto Emilio

El diputado Antonio Pérez confesó que ve las carreras apartado de la familia, por toda la adrenalina que implica ver a su hijo y a sus rivales en las pistas.

“Me gusta ver la carrera solo. Imagínate, ver la carrera con mis nietos y con mis hijos, ¡no! Son momentos muy difíciles. No hay tiempo de meditar, estás viendo que se están jugando la vida.

“Cuando ves el accidente de Mick Schumacher, que se parte el carro a la mitad. Yo siempre le pido a Dios por todos los pilotos de Fórmula 1, por todos, y que no se olvide de mi hijo. Pero siempre le pido por todos ellos porque todos se están jugando la vida. Aunque son grandes rivales, ninguno le desea la muerte al otro. Me gusta ponerles sus oraciones a todos. Les mando decir misas a todos… ¡ellos ni lo saben! Pero me encanta que Dios esté con todos ellos”, afirmó.

Checo Pérez da la bienvenida a su tercer hijo
Checo Pérez y Carola Martínez dan la bienvenida a su tercer hijo, Emilio

Además de ser papá, empresario y ahora político con aspiraciones presidenciales, Antonio Pérez ha sido el mentor de sus hijos, un amante del automovilismo, deporte al que ha llegado a considerar como “una gran adicción”.

“Paco Fierro, un gran amigo mío -que en paz descanse- me dijo: ‘El día que tú te metas al automovilismo jamás lo podrás dejar mas que con los pies por delante’. Es verdad. Es una gran pasión, una gran adrenalina. Le he encontrado mucho sabor siguiéndolo, estudiándolo. El automovilismo es una gran pasión y es una tristeza que se trate de decir que es un deporte solamente ‘para millonarios’. Están equivocados. Nosotros venimos de una familia muy humilde, nunca tuvimos auto en mi casa.

“Cuando te preparas y le dedicas tu vida y tu pasión a algo en la vida, vas a triunfar; pero no quieras que algo llegue solamente dedicándole una semana o quince días o un mes. Se dedican vidas enteras, esta es la pasión”, aseguró.

Antonio Pérez Garibay, padre de Checo Pérez
Antonio Pérez Garibay, padre de Checo Pérez

Publicidad
Publicidad