Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lanzan biografía no autorizada del príncipe Andrés y es 'devastadora'

El 'royal' está en el ojo del huracán desde que se conoció su cercana relación con Jeffrey Epstein, condenado por tráfico de menores.
sábado 16 mayo 2020
Príncipe Andrés
El príncipe Andrés pasó de ser considerado un héroe, al miembro de la realeza británica más odiado.

Tal parece que la polémica no abandonará nunca a la figura del príncipe Andrés , quién está en el ojo del huracán desde que se conoció su cercana relación con Jeffrey Epstein , condenado por tráfico de menores. Ahora la situación es más problemática porque se publicó una biografía no autorizada del royal.

Bajo el título de Prince Andrew: The End of the Monarchy and Epstein, su autor Nigel Cawthorne escribió acerca de la infancia y la vida que ha tenido el hermano del príncipe Carlos dentro del círculo más importante de la realeza británica. El texto hace mayor énfasis en los testimonios, nada favorecedores, de personas que lo trataron a lo largo de los años.

Publicidad

#YoMeQuedoEnCasa: Descarga gratis la revista digital de mayo (da click en la imagen)

Niegel comienza el escrito con la pregunta de que cómo es posible que el príncipe Andrés, quien en la década de los 80 tenía la misma popularidad que la princesa Diana; en su caso con las mujeres de Reino Unido, quienes lo consideraban un héroe y provocaba sus suspiros a donde llegaba, es ahora el royal más odiado de Reino Unido.

Príncipe Andrés
El príncipe Andrés era considerado un héroe de guerra y causaba furor en las mujeres.

En la investigación, Cawthorne descubrió que el duque de York no había tenido la misma infancia que sus hermanos, su niñera lo describió como "un joven diablillo" que se pasaba el tiempo molestando a Isabel II y haciendo travesuras, algo que le gustaba al príncipe Felipe: "Se parecía mucho más a él que el tímido Carlos. De alguna manera Andrés, siempre era perdonado".

En la escuela Gordonstoun, en Escocia, no fue popular entre sus compañeros que lo consideraban "obstinado" y "jactancioso". Pero todo cambió a sus 16 años, cuando se convirtió en un soltero de oro, se podía ver a muchas chicas gritando su nombre e incluso llorando después de verlo, con su imagen más cool, con jeans, cinturones con hebilla y camisas.

Publicidad

Pero lejos de que esa popularidad le sentará bien, explicó en le texto Niegel, sus modales se descompusieron, como lo relató un asistente: "Lo he visto tratar a su personal de una manera impactante y espantosa. Ha sido increíblemente grosero con sus guardaespaldas, arrojando cosas al suelo y exigiendo que las recojan".

El príncipe Andrés, la princesa Sarvath al-Hassan y la reina Isabel II
El príncipe Andrés, la princesa Sarvath al-Hassan y la reina Isabel II miran un partido en el Polo Club en Windsor, el 14 de julio de 1984.

Luego de la escuela, Andrés se unió a las filas de la Royal Naval College en Dartmouth, en donde se le recuerda como alguien arrogante y prepotente, incluso se comportaba así con los altos mandos: "Andrés es muy simpático, pero es muy consciente de que es un miembro de la realeza… Es un poco niño de mamá", recordó uno compañero.

Pero una vez más la suerte le sonrió, cuando ya como subteniente se fue a la guerra de las Malvinas, a bordo del HMS Invincible. A su regreso, el Palacio de Buckingham hizo hasta lo imposible por construirle una imagen de héroe, que hizo que su popularidad de disparara. Entonces se convirtió en un casanova, pero sus parejas no eran apropiadas para su círculo real.

Publicidad

Fue entonces cuando llegó Sarah Ferguson a la escena y logró que en 1986, Andrés pidiera su mano, aunque ese fue otro de sus fracasos y se divorció de ella en 1992. Ella le fue infiel y los escándalos salieron a la luz. El desinterés de él por cumplir con sus labores oficiales y su vida de ocio empezaron a ser notorios para todos.

Duque de York
El príncipe Andrés, duque de York, era considerado 'muy guapo' en su juventud.

También salió a relucir su amistad estrecha con Jeffrey Epstein, condenado por abuso sexual. Así el encanto del príncipe Andrés se apagó poco a poco. En su texto Cawthorne hace alusión a un informe de 2010, en el que se dejó claro que los gastos del hermano del príncipe Carlos eran innecesarios en hoteles, comidas y jets privados.

Hoy con todos esos excesos, el príncipe Andrés ya no es un héroe sino un condenado, a quien incluso el FBI le sigue la pista y del que un alto funcionario de Buckingham dijo, en 2001 que "el problema con Andrés es que su boca se engancha antes que su cerebro".

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad