Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El 'desastroso' look de Victoria de Suecia en los Nobel

El vestido de la princesa fue comparado con un edredón, un tatuaje quedó al descubierto y alguien recicló vestido de otras entregas anteriores.
miércoles 11 diciembre 2019
Princesa Victoria
Princesa Victoria

Durante la reciente entrega del premio Nobel de la Paz, celebrado en Oslo, los looks de dos royals han llamado la atención; específicamente el vestido de la princesa Victoria de Suecia , el cual fue comparado con un edredón y el tatuaje en la espalda de la princesa Sofía que quedó al descubierto.

Debido a la importancia que tiene esta celebración, varios integrantes de la familia real de Suecia y de Noruega asistieron, entre ellos la reina Silvia de Suecia, la princesa Magdalena, la reina Sonia de Noruega y los príncipes Haakon y Mette-Marit de Noruega.

Publicidad

La princesa Victoria eligió un vestido de la firma Selam Fesshaye, en color blanco y negro confeccionado en telas gruesas, modelo que fue comprado con ropa de cama debido a la excesiva cantidad de tela y la textura de la misma que asemejaban una colcha. La prenda tenía un escote corazón, mangas asimétricas y una flor formada por el mismo tejido de la tela.

Princesa Victoria y Michael Mayor
Princesa Victoria y Michael Mayor, premio Nobel de Física.

En cuanto a la joyería, Victoria llevó la tiara Fringe, que de acuerdo con los expertos es su favorita porque fue un regalo de sus padres el día de su boda con Gustavo VI de Suecia . La pieza está compuesta de 47 diamantes que imitan los rayos del sol. También usó un collar de diamantes y aretes a juego. Como cereza del pastel usó un broche en forma de flor que sujetaba la banda de la Orden los Serafines, de hecho, es la más importante de Suecia.

Publicidad

Aunque el outfit de la princesa Sofía recibió mejores comentarios que el de Victoria, un detalle se robó la atención. Se trata de un tatuaje en la espalda –casi a la altura de la nuca- que quedó al descubierto por el escote del vestido.

Princesa Sofía de Suecia y Didier Queloz
Princesa Sofía de Suecia y Didier Queloz, premio Nobel de Física.

La prenda que llevó es de la diseñadora sueca Emelie Janrell, en color turquesa con los hombros descubiertos y manga caída. Regularmente, siempre queda cubierto por el tipo de ropa que elige Sofía, pero en esta ocasión provocó algunos comentarios que hicieron hincapié en el contraste de las joyas y el tatuaje.

En cuanto a las joyas, la princesa Sofía también llevó su tiara favorita, un regalo de sus suegros para el día de su boda. Al parecer no es la más costosa pero sí tiene un gran valor sentimental. Se trata de una pieza con pequeñas esmeraldas y turquesas, que quedaron a juego con los aretes en forma de gota que eligió.

Publicidad

Los looks más acertados

La princesa Magdalena eligió joyería real , usó la tiara Kokoshnik de aguamarina, es una pieza exclusiva con un valor estimado de un millón de euros. Está confeccionada con cinco aguamarinas de diferentes tamaños, engarzados con diamantes y los aretes están hechos con la misma piedra, son conocidos como “de charretera”.

Princesa Magdalena y William Kaelin Jr
Princesa Magdalena y William Kaelin Jr, Premio Nobel de Medicina.

En cuanto al vestido que llevó, se trata de una creación del diseñador venezolano Ángel Sánchez en color fucsia. El diseño óptico crea la apariencia de un vestido strapless pero en realidad tiene un delicado tul, en la zona del escote y la espalda con una botonadura.

En el caso de Mette-Marit de Noruega, ella prefirió un vestido más conservador y clásico en color blanco. La prenda es de la firma Valentino y contrario a las otras royals, no llevó tiara ni ninguna otra joya que sobresaliera del look.

Príncipe Haakon y la princesa Mette-Marit de Noruega
Príncipe Haakon y la princesa Mette-Marit de Noruega

Cabe mencionar que este es un vestido reciclado, ya que la princesa lo usó en la entrega del Nobel en 2009 y 2014. Como complemento usó unos stilettos en tono nude de Christian Louboutin, un clutch a juego y una discreta diadema dorada.

Publicidad