Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Polémico desprecio de la princesa Ana a Donald Trump provocó el enojo de Isabel

La mirada que Isabel II dedicó a su hija mientras recibía a los Trump fue interpretada como un regaño por negarse a saludar al matrimonio.
miércoles 04 diciembre 2019
Royal British Legion Festival Of Remembrance, Royal Albert Hall, London, UK - 09 Nov 2019
Princesa Ana

La princesa Ana, la única hija de la reina Isabel y el duque de Edimburgo se ha caracterizado por ser uno de los integrantes de la familia real más discretos, además de mantenerse excenta de los escándalos.

Sin embargo, durante su más reciente aparición pública con motivo de la visita de Estado del presidente Donald Trump a Reino Unido, la hija de la monarca levantó polémica.

Trump y Melania asistieron anoche a una gala al Palacio de Buckhingham junto con algunos líderes de la OTAN, cita en la que sería recibidos por la reina Isabel y otros miembros de la familia.

Publicidad

En el video que ha corrido como pólvora en redes sociales, se puede ver a la nonagenaria monarca saludando al matrimonio Trump acompañada del príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, Camila. En un momento dado, mientras su hijo y su nuera continúan charlando con el mandatario y la Primera Dama, ella echa un par de vistazos hacia la entrada de la Sala de Música donde tuvo lugar el tradicional pasamanos para entablar contacto visual con su hija, que le responde encogiéndose de hombros y alzando las manos en una reacción que parece decir 'qué quieres que haga'.

Los usuarios de Twitter e Instagram no han tardado, sin embargo, en ponerle palabras a su gesto a través de memes que van desde el "a mí no me metas en esto" al "conmigo no cuentes" y que han interpretado el lenguaje corporal de Ana como una señal clara de que no quería cruzar palabra con los Trump.

Publicidad

La reina Isabel II es conocida por reprender discretamente a los miembros de su familia cuando considera que no se están comportando de una manera adecuada en sus apariciones públicas, bien sea lanzándoles una mirada reprobatoria o susurrándoles unas pocas palabras en un tono cortante.

Este martes fue el turno de la princesa Ana, de recibir una de esas regañinas veladas durante la recepción que se organizó en el palacio de Buckingham para recibir a los líderes de los países de la OTAN entre los que se encontraba el presidente estadounidense Donald Trump junto a su esposa Melania.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad