Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

  • Toy Story
  • titulo_1.jpg
  • The Duke & Duchess Of Sussex Pose With Their Newborn Son

Tradición culinaria de Isabel II podría dejar de existir a causa del Brexit

Charbonnel et Walker ha almacenado insumos por si se complica la importación de ingredientes
La monarca tiene previsto pasar el día de su 90 cumpleaños en el castillo de Windsor recordando viejos tiempos y viendo álbumes y vídeos familiares privados
Por tradición familiar, Isabel II consume los chocolates producidos por la casa Charbonnel et Walker.

Desde hace varias décadas, la reina Isabel II tiene una chocolatería favorita: Charbonnel et Walker, localizada en la calle New Bond Street, en Mayfair, Londres.

Y los dueños están orgullosos de serlo, sobre todo porque su empresa cuenta con una Distinción Real: son proveedores oficiales de chocolate de Su Majestad la Reina, lo que garantiza a sus clientes que los ingredientes y elaboración son de primer nivel.

Publicidad

A pesar del sello real, la empresa pasa por un momento de incertidumbre y todo debido al Brexit.

Como aún no está claro qué sucederá con las relaciones comerciales entre Gran Bretaña y los países miembros de la Unión Europea, Charbonnel et Walker tampoco sabe qué tanto podrán asegurar que recibirán a tiempo los insumos que importan para preparar sus creaciones.

Por ello, esta semana la casa chocolatera anunció que está tomando medidas de precaución, es decir, almacenando ingredientes que les duren un tiempo “para garantizar que el suministro no se interrumpa" en caso de que haya retrasos aduanales una vez que el Brexit entre en vigor a partir de marzo, según reporta el diario Evening Standard .

Entre otros productos, Charbonnel et Walker son famosos por sus trufas, bombones y macizos (sobre todo los de chocolate oscuro), así como por sus piezas de edición limitada, como la corona de chocolate rellena de trufa de champaña, creada para conmemorar la boda del príncipe Harry y Meghan Markle.

La boutique chocolatera abrió sus puertas en 1875 a petición de la reina Victoria, quien en ese tiempo traía sus chocolates de París. Pero el príncipe Eduardo VII le hizo ver que no había necesidad de importar sus golosinas cuando ella podía tener su propia chocolatería a unos pasos del Palacio de Buckingham.

Entonces convencieron a Madame Charbonnel y Minnie Walker para que se asociaran y abrieran su propio local, convirtiendo así a Charbonnel et Walker en una de las primeras chocolaterías del país.

Actualmente, sus chocolates están disponibles en México a través de tiendas departamentales como Palacio de Hierro.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad