Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En la gala 63 del Ariel exigen más apoyo al cine mexicano

La ceremonia del máximo premio a la cinematografía mexicana coronó como su favorito al filme ‘Sin señas particulares’, seguido por la cinta ‘El baile de los 41’, que se llevó importantes galardones.
domingo 26 septiembre 2021
Ofelia Medina
El Ariel de Oro fue para la actriz de cine experimental y activista Ofelia Medina.

La ceremonia del Premio Ariel número 63 celebró a lo mejor del cine mexicano, pero también exigió al Gobierno reformar la Ley Federal de la Cinematografía para adecuarla a "los nuevos paradigmas" por los que atraviesa la industria.

"No deja de causarnos preocupación ver que en México las políticas públicas cinematográficas están dramáticamente rezagadas respecto a lo que se hace en otras naciones", expresó la presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), Mónica Lozano, durante la ceremonia virtual.

Publicidad

En el discurso, la productora aseguró que se necesitan volver realidad las obligaciones existentes en la ley, y que era urgente la regulación de las plataformas digitales trasnacionales de contenidos audiovisuales debido al cambio de paradigma tecnológico que enfrenta la industria.

Premian lo mejor del cine mexicano

Presentado por dos actores promesa del cine nacional, Benny Emmanuel (Chicuarotes, 2019) y Ximena Romo(Esto no es Berlín, 2019), la gala se vivió a la distancia por segundo año consecutivo debido a la pandemia, pero en esta ocasión sin la presencia por esporádica de los ganadores, como anteriormente había sucedido.

La ópera prima de Fernanda Valadez, Sin señas particulares, se convirtió en el filme más reconocido de la noche al ganar nueve de las 16 nominaciones a las que aspiraba.

La historia protagonizada por Mercedes Hernández retrata el dolor de una madre que pierde a su hijo a manos del narco, se llevó a casa las ternas más importantes como son los títulos de mejor película, actriz, ópera prima, guion original y dirección, entre otros.

La segunda película más galardonada de la noche con cuatro estatuillas fue El baile de los 41 de David Pablos, en la que retrata con dignidad un doloroso hecho real sobre la humillación pública que vivió un grupo de personas provenientes de la comunidad LGBTQ+ en la época del dictador Porfirio Díaz (1877-1911).

Alfonso Herrera se coronó con el título de mejor actor gracias a esta película por su interpretación de Ignacio de la Torre en el filme de Pablos que de inicio estaba nominado en 12 categorías.

Otra de las promesas de la noche era la película de Samuel Kishi, Los lobos, una mirada a las dificultades que trae la migración y la vida nueva a la que tienen que adaptarse una madre soltera y sus hijos.

 

El filme recibió tres de las 13 nominaciones que le esperaban, mientras que Las tres muertes de Marisela Escobedo, de Carlos Pérez Osorio, recibió una de las siete candidaturas que tenía. Lo mismo sucedió con la película de Yulene Olaizola Selva trágica, al recibir un premio de sus 12 nominaciones.

Por su parte, la polémica película del director mexicano Michel Franco, solo recibió el galardón a efectos especiales, luego de un duro año de críticas y polarización de opiniones sobre al tema que retrató.

Dolores Heredia, Blanca Guerra, Ernesto Contreras y Carlos Carrera fueron algunas de las personalidades que estuvieron presentes en la noche para entregar algunos de los premios más representativos a la trayectoria de diversos artistas.

El Ariel de Oro fue para la actriz de cine experimental y activista Ofelia Medina, reconocida por su trabajo en películas como Frida, naturaleza viva (1983) de Paul Leduc y Las buenas hierbas (2010) de María Novaro, quien recibió su estatuilla de manos de la sobreviviente de la matanza de Acteal Guadalupe Vázquez.

Asimismo el técnico de sonido Fernando Cámara recibió el mismo reconocimiento a su trayectoria con películas como El corazón de la noche (1982), de Jaime Humberto Hermosillo, y Voces inocentes (2004) de Luis Mandoki.

En el evento también se reconocieron a las personas que fallecieron en este duro año y que contribuyeron enormemente al crecimiento del cine nacional desde actrices, periodistas, técnicos, directores y creativos.

 
Publicidad
Publicidad