Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La dura confesión de Ellen Pompeo sobre su papel en Grey's Anatomy

La actriz es lo suficientemente sincera como para reconocer que no le hace ninguna gracia ver antiguos episodios de 'Anatomía de Grey' y comprobar lo mucho que ha cambiado desde entonces.
domingo 30 agosto 2020
PORTER's Incredible Women Gala 2018 - Arrivals
Ellen Pompeo

La actriz es lo suficientemente sincera como para reconocer que no le hace ninguna gracia ver antiguos episodios de 'Anatomía de Grey' y comprobar lo mucho que ha cambiado desde entonces

Cuando su compañero de reparto Patrick Dempsey abandonó 'Anatomía de Grey' tras la décimo primera temporada, Ellen Pompeo se propuso demostrar -previo aumento de suelo- que la historia podía funcionar con ella al frente y sin que su personaje tuviera un interés amoroso, al menos por un tiempo.

Publicidad

Los datos de audiencia acabaron dándole la razón y convirtiéndola además en una de las estrellas mejor pagadas de la pequeña pantalla, pero permanecer en la serie durante casi dos décadas también ha tenido sus inconvenientes.

Su evolución física desde los treinta, cuando grabó el piloto, a los 50 años que tiene a día de hoy ha quedado perfectamente documentada en el drama médico y, como ella misma reconoce, las comparaciones resultan odiosas.

"La diferencia es evidente porque además llevo siempre la misma ropa que usa a diario Meredith. Así que verme envejecer de esa forma... no es divertido", confesó la intérprete al también actor Dax Shepard en su podcast Armchair Expert, usando un par de palabras malsonantes para terminar de ilustrar sus sentimientos al respecto.

#YoMeQuedoEnCasa: Descarga gratis la revista digital de agosto (da clic en la imagen)

Publicidad

Aunque Ellen nunca ha ocultado que su prioridad es ganar dinero y no buscar nuevos desafíos interpretativos, lo que explica que nunca haya renegado del papel que le dio la fama, también es consciente de que llegará un momento -y una edad- en que tendrá que decirle adiós.

"No quiero ser la uva que se muere en la vid", aclaró. "Obviamente, el objetivo ahora es dejarlo más pronto que tarde y hacerlo además mientras sigamos en la cresta de la ola. No pretendo quedarme ahí para siempre. Tampoco sería posible. Si al final acaba convirtiéndose en un incordio y ya no me siento a gusto, habrá llegado el momento de marcharse".

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad