Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Mónica Naranjo, una pantera indomable en el Auditorio Nacional

Acompañada de 60 músicos, la de Cataluña armó una fiesta sinfónica y hasta se 'casó' simbólicamente con su director musical.
viernes 24 enero 2020
Mónica Naranjo
Mónica Naranjo agradeció en su cuenta de Instagram la entrega del público mexicano, en su festejo por 25 años de carrera.

En una pantalla, los ojos de una pantera negra miraban fijamente a las 10 mil almas presentes en el Auditorio Nacional, que estaban impacientes por ver a su ídolo. A las 20:56 horas la espera terminó y Mónica Naranjo apareció en el escenario para deleitar con El amor coloca. Vestida con un jumpsuit bicolor en su torso (negro y dorado) y aderezado de cristales.

Mónica dio muestra de la potencia de su voz y se emocionó hasta las lágrimas por el recibimiento de su público, que la ovacionó y a una sola voz gritó su nombre, mientras ella cruzó sus brazos en símbolo de un abrazo y respiró de forma errática, por la adrenalina de ver al Coloso de Reforma a sus pies.

Publicidad
¡Buenas noches México! Tenía muchas cosas que quería platicar, pero… que emoción tan grande. Cuánto cariño, abrazos, besos y 25 años juntos; hemos crecido, madurado y sido novios. Solamente espero que está noche sea tan espacial para vosotros, como lo está siendo para mí

Fue el saludo de Naranjo que, acompañada del Coro Gay Ciudad de México y una orquesta sinfónica, también cantó Sólo se vive una vez. Después recordó un domingo, pero de 1995 a las 08:30 de la noche, cuando se estrenó en la escena musical de México en el programa de Raúl Velasco, con una canción que la catapultó a la fama y que ayer regaló con toda intensidad: Óyeme.

Auditorio Nacional
Mónica Naranjo ofreció anoche un concierto lleno de emociones en el 'Coloso de Reforma'.

Luego se escuchó Sola, de la cual explicó que fue "mi primer sencillo en el país". En todo momento Mónica agradeció la entrega de su audiencia y más aún cuando hizo eco de su faceta como compositora de Malherido, que en 1994 hizo famosa Magneto; para igualar aquellas cinco voces, pidió ayuda a todos para cantarla.

 

Hace cuatro años y medio que Naranjo no se subía a un escenario, porque se sentía cansada y no tenía nada que ofrecer a su gente, pero en su gira Renaissance logró despertar de nuevo ese amor y ganas de compartir. Así lo dejó muy en claro con Desátame y Pantera en Libertad, canción con la que se reivindicó y habló de la emancipación de mujeres y hombres.

Al lado de los 60 músicos que la acompañaron en el entarimado, Mónica hizo un tributo a su hermano Enrique, "que ya no está entre nosotros", con Empiezo a recordarte. Sobreviviré llegó como un himno de libertad para la comunidad gay, que la considera un icono, situación que a ella la hace sentir muy orgullosa.

Luego Naranjo, en honor al continente del que viene, alzó la voz con Europa. Prometió emociones más fuertes y lo cumplió con Amor y lujo y Jamás. En su setlist le dio espacio a lo nuevo y divertido con Doble corazón y a su pasado con Tú y yo volvemos al amor, en la que se "casó" simbólicamente con su director musical, de quien está segura no se divorciará.

 

Después de cuatro cambios de ropa, todos en tonos brillantes —como su voz—, para cerrar con broche de oro Mónica seleccionó su colaboración con Gloria Trevi, Grande que dedicó a Pedro Torres, quien filmó el videoclip de la canción y estaba en la sala. Tras cantarle Las mañanitas a un colaborador, regresó a sus raíces con Las campanas del amor y desapareció a las 22:55 horas.

Publicidad