Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Historias

Un rey ejecutado y otro brillante… los antecesores de Carlos III

Quién te explica… la historia detrás de los dos monarcas que comparten su nombre con el nuevo soberano del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
jueves 08 septiembre 2022
carlos-i-carlos-ii
Los antecesores de Carlos III, Carlos I y Carlos II tuvieron vidas convulsas y con finales muy distintos.

A las 18:30 horas (tiempo de Londres) la vida de la monarca más longeva del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte se extinguió, Isabel II murió y automáticamente la Corona pasó a su hijo y heredero, de quien ya sabemos eligió mantener su nombre y será conocido como Carlos III.

El agregar el III es necesario, debido a que antes de él otros dos reyes utilizaron ese mismo regnal name. En Quién te contamos la historia detrás de Carlos I, quien fue ejecutado, y de Carlos II, que es considerado uno de los soberanos de UK más brillantes. ¿Cuál será el destino del new King?

Publicidad

Él fue Carlos I

Como rey Carlos I fue desastroso; como hombre, enfrentó su muerte con coraje y dignidad. Su juicio y ejecución fueron los primeros de su tipo. Se convirtió en heredero cuando su hermano Henry murió en 1612. Carlos I tenía muchas cualidades personales admirables, pero era terriblemente tímido e inseguro.

También carecía del carisma y la visión esenciales para el liderazgo. Su obstinada negativa a comprometerse con el poder compartido finalmente encendió la guerra civil. Siete años de lucha entre los partidarios de Charles y los parlamentarios de Oliver Cromwell se cobraron la vida de miles y, en última instancia, del propio rey.

carlos-i-rey-inglaterra
El rey Carlos I no estaba destinado a reinar.

Carlos I fue condenado por traición y ejecutado el 30 de enero de 1649 frente a Banqueting House en Whitehall. Nacido el 19 de noviembre de 1600 en el castillo de Dunfermline en Fife, Escocia, fue el segundo hijo de James VI de Escocia/James I de Inglaterra y el más joven de la familia real.

Si el popular y simpático hermano mayor de Carlos, Henry, no hubiera muerto joven de fiebre tifoidea, es poco probable que Inglaterra se hubiera visto desgarrada por la guerra civil más sangrienta jamás conocida. Carlos I era un niño enfermizo, muy pequeño (su altura adulta era de sólo 1,5 m) y todavía no podía caminar ni hablar a los dos años.

Heredó la falta de confianza de su papá y un ligero impedimento en el habla, que trabajó duro para vencer. Cuando su papá accedió al trono inglés en 1603, la familia se mudó a Londres. Carlos, de dos años, pasó su primera Navidad inglesa en el Palacio de Hampton Court.

Carlos I, quien como Isabel II no estaba destinado a ser rey, fue coronado el 2 de febrero de 1626, a los 25 años. Se había casado con Henrietta María de Francia el año anterior. El matrimonio real produjo nueve hijos, incluido el futuro Carlos II y María Enriqueta, que se casó con Guillermo II de Orange.

carlos-i-herietta-maria-francia
Carlos I se casó con Henrietta María de Francia en 1625.

Su tragedia… una sangrienta guerra

Los realistas tuvieron un buen comienzo, y su caballería permaneció invicta hasta 1644. Gradualmente, los parlamentarios bajo el mando del genio militar Oliver Cromwell comenzaron a tomar la delantera en lo que se convirtió en la guerra más sangrienta jamás librada en suelo inglés.

La batalla de Naseby en junio de 1645 y la derrota del ejército realista marcaron probablemente el punto de inflexión en la guerra, aunque la lucha se prolongó hasta 1649. En 1646, Cromwell encarceló a Carlos I y lo puso bajo arresto domiciliario en los antiguos apartamentos reales de estilo Tudor en el Palacio de Hampton Court.

carlos-i-rey-polemico
El rey Carlos I no estuvo exento de ser considerado polémico.

 

Se escapó, pero pronto fue recapturado y mantenido prisionero en el castillo de Carisbrooke en la Isla de Wight, donde fue tratado bien. Pero a pesar de muchas oportunidades, Carlos I se negó a arrepentirse y buscar una paz negociada. Se negó obstinadamente a aceptar la derrota o someterse a la autoridad republicana.

A Carlos I le dieron sólo tres días para poner sus asuntos en orden y despedirse de su familia. Después del juicio, fue llevado en una silla de manos una corta distancia a su antigua habitación en el Palacio de Whitehall. Se negó a ver a nadie más que a sus hijos y a su capellán, el obispo Juxon.

Al día siguiente, el rey fue trasladado al Palacio de St. James. Carlos I pasó el día quemando papeles, rezando y despidiéndose con tristeza de sus dos hijos menores, Henry, duque de Gloucester, de 9 años, y la princesa Isabel, de 11. A la mañana siguiente, martes 30 de enero, el rey se levantó temprano.

Se vistió para el clima helado, pidiendo una camisa más gruesa de lo normal, para que no temblara y la gente pensara que lo hacía de miedo. Luego se retiró con el obispo Juxon para orar hasta que llamaron a la puerta a las 10:00 a. m. Carlos I, el obispo y su asistente Thomas Herbert cruzaron St James's Park.

carlos-i-ejecucion
La ejecución del rey Carlos I por traición.

El rey envuelto en una capa negra, rodeado por todos lados por guardias fue llevado a su dormitorio en el Palacio de Whitehall, para esperar la llamada al patíbulo. Esto llegó tres horas después. Carlos I caminó por el piso de Banqueting House, debajo de la pintura del techo que 20 años antes le había encargado a Rubens.

El rey, con el pelo ahora recogido en un gorro de dormir blanco, se quitó la capa y se acostó. Le dijo al verdugo que diría una breve oración y luego daría una señal de que estaba listo. Después de una pequeña pausa, el Carlos I extendió la mano y el hacha cayó, el verdugo le cortó la cabeza de un golpe limpio.

carlos-i-dia-ejecucion
El rey Carlos I estaba convencido que su poder era un designio de Dios.

Él fue Carlos II

Cuando Carlos II regresó del exilio en 1661, la opinión pública había vuelto a apoyar a la monarquía. Mucha gente estaba profundamente harta de las sobrias restricciones del puritanismo. Oliver Cromwell, que murió como un hombre desilusionado en 1658, no había logrado crear un Parlamento que funcionara.

Su incompetente hijo y heredero, Richard, se vio obligado a dimitir. En lugar de soportar otra Guerra Civil, el Parlamento invitó al hijo del difunto rey a volver a gobernar. Carlos II era voluble y brillante, y muy posiblemente lujurioso y estaba en manos de poderes oscuros y extranjeros.

carlos-ii-rey-inglaterra
Carlos II asumió el trono varios años después de la muerte de su amado papá.

 

Sin embargo, fue uno de los gobernantes más interesantes y seductores de su nación. Cuando era adolescente, su infancia dorada le fue arrebatada por la Guerra Civil. La lucha y huida marcó estos años con la ejecución de su amado papá destrozando su mundo.

Pasó sus veintes dando vueltas por las cortes continentales, pidiendo favores y dinero. En su trigésimo cumpleaños, dejó todo eso atrás y regresó triunfalmente a Londres como rey. Al final, el experimento nacional con el republicanismo se había derrumbado y los días sombríos de Cromwell y la Commonwealth fueron barridos con festividades.

Carlos II era alto, guapo, de mente aguda, impecablemente vestido y encantador. Pero necesitaría toda su astucia para maniobrar y sobrevivir a los tiempos tempestuosos en los que gobernaba, lo haría en estrecha colaboración con el parlamento y volvió a ser aclamado por el público.

Se hicieron nuevos ajuares (la corona anterior se había fundido al ejecutar a Carlos I) y la coronación tuvo lugar el 23 de abril de 1661. Aunque sería recordada como una época de grandes avances científicos con la Royal Society con Carlos II al frente, la década de 1660 todavía estaba dominada por la superstición.

rey-carlos-ii
El rey Carlos II era considerado guapo y todo un seductor.

La Gran Plaga de Londres llegó apenas cinco años después de su gobierno. Seguido por el Gran Incendio de Londres el año siguiente seguramente debería haber despedido al rey, pero Carlos I sobrevivió a estos eventos con astucia. Además de esto, los ingleses perdieron la Segunda Guerra Angloholandesa en 1667.

Así como la ciudad parecía resurgir de las cenizas del Gran Incendio de Londres, la ciencia y el comercio ofrecían la esperanza de un futuro mejor. La miseria del pasado reciente fue quizás suficiente para desalentar el descontento de la rebelión. Carlos II pidió la paz en el extranjero con los holandeses y firmó el Tratado de Breda.

incendio-londres-1666
La St. Paul's Cathedral, en Londres, durante el gran incendio de 1666.

Sus mejoras en Reino Unido

Gracias a la amante francesa de Carlos II, Louise de Kéroualle, comenzaron a circular rumores en la corte de que el astrónomo francés, Sieur de St. Pierre, había ideado un medio para determinar la longitud en el mar utilizando observaciones de la posición de la Luna en relación con las estrellas de fondo.

El 4 de marzo de 1675, el rey firmó una Real Cédula nombrando a John Flamsteed como observador astronómico, a fin de conocer la tan deseada longitud de lugares para perfeccionar el arte de la navegación. Fue la fundación de la primera institución de investigación científica financiada por el estado de Gran Bretaña.

royal-observatory-greenwich-londres
The Royal Observatory en Greenwich, Londres.

 

Carlos II se vio atrapado entre el apoyo a su hermano católico James y una reacción histérica a la conspiración papista. El parlamento trató de eliminar a James de la sucesión y Carlos II buscó casar a la hija de James con el príncipe protestante Guillermo de Orange en Holanda.

carlos-i-carlos-ii-vidas.jpg
Las vidas de Carlos I y de Carlos II fueron muy diferentes al ser soberanos de UK.

En 1681, con el Parlamento a punto de declararse a sí mismo a cargo de la sucesión real, el rey lo disolvió para dejar de estar en su reinado. En el mismo borde del precipicio, de alguna manera se aferró. Sus últimos años los pasó ajustando cuentas y concentrando el poder.

En su lecho de muerte se convirtió finalmente al catolicismo y el 6 de febrero de 1685 falleció en paz. A su hermano James le fue peor y gobernó solo tres años antes de huir del país para dar paso a Guillermo de Orange.

Publicidad