Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Doña Sofía, la extranjera pacificadora de los Borbón, cumple 81 años

La reina emérita de España logró superar con creces los tiempos difíciles e incluso ahora lleva una relación cordial con don Juan Carlos.
sábado 02 noviembre 2019
Doña Sofía
La reina emérita logró ganarse el corazón de sus súbditos desde el 22 de noviembre de 1975.

Sofía Margarita Victoria Federica, reina emérita de España —desde el 19 de junio de 2014, cuando subió al trono su hijo Felipe VI—, cumple hoy 81 años y lo hace como la gran pacificadora de los Borbón, tras una temporada en la que la familia real ibérica se ha visto envuelta en toda clase de escándalos y divisiones.

Desde el 2018, en su cumpleaños 80, doña Sofía logró conciliar a su núcleo cercano y todos aparecieron juntos en una foto, tras un almuerzo en el Palacio de la Zarzuela y el tradicional concierto en su honor en la Escuela Superior de Música Reina Sofía. Esta vez la celebración fue más discreta, pero el año que deja atrás fue de los más intensos.

Publicidad

La reina emérita aprendió a lidiar con una de las mayores responsabilidades: sin importar la crisis, el divorcio “no existe” entre las cabezas de las monarquías; después de enfrentar el escrutinio que significó que saliera a la luz el supuesto affaire de su esposo con Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, ahora llevan una relación más cordial.

Doña Sofía y don Juan Carlos
La pareja de reyes eméritos comenzó a tener 'citas' en favor de la monarquía.

Últimamente, sin retomar una vida marital, si tienen “citas” más seguido en el espíritu de cumplir con su dignidad de reyes, aunque ya no ostenten la corona. En las regatas de Sanxenxo ella fue su amuleto de la buena suerte; mientras que juntos fueron a una velada que doña Sofía tanto disfruta, con romance en el aire en la boda de Rafael Nadal.

Doña Sofía fue solidaria con don Juan Carlos durante su convalecencia por la cirugía a corazón abierto a la que se sometió y para estar cerca, el rey emérito dejó un retiro para pasar con ella su cumpleaños 80. Además, accedieron a posar juntos en una foto la Navidad pasada, algo que no sucedía en mucho tiempo, para felicitar a los españoles.

Publicidad

Así, entre lo público y lo privado, han logrado establecer este acuerdo en favor de la monarquía. Su más reciente aparición fue en un almuerzo en compañía de los reyes Simeón y Margarita de Bulgaria, así como la diseñadora Carolina Herrera, en el restaurante Moncalvillo, del barrio madrileño de Chueca y todo parce que seguirá.

Doña Letizia y doña Letiza
Suegra y nuera también han decidido también tener una mejor relación a favor de Leonor.

De entre las otras situaciones de las que la primogénita del rey Pablo I de Grecia y la reina Federica ha salido airosa está la ocasión en que la reina Letizia no le permitió sacarse una foto con sus nietas, la princesa de Asturias, Leonor, y la infanta Sofía. Pero esa rencilla quedó en el pasado y en el día más importante de la heredera a la corona española, suegra y nuera estuvieron muy juntas.

Otro de los baches que superó con creces fue la dura situación de su hija Cristina de Borbón y el esposo de ésta, Iñaki Urdangarin, en el inicio del escándalo Nóos fue a visitarlos a Washington y después a Ginebra, pero para evitar romper el cerco de protección a su hijo, el rey Felipe VI, prefirió mantener un perfil bajo al mostrarle su apoyo a su hija.

Publicidad

Ahora Cristina viaja casi todas las semanas a Madrid, para luego ir a la prisión de Brieva, en Ávila, donde su esposo cumple su condena. Además, ya frecuenta más a su familia, se le ha podido ver en la ciudad con su hermana Elena y por supuesto con doña Sofía, además de que ya tiene una relación con su padre, con quien se ha ido hasta de viaje.

Familia real española
Esta es la fotografía para la que se reunió la familia real española, en 2018, en el cumpleaños 80 de doña Sofía.

Los nietos de doña Sofía también la ven más seguido y entran y salen del Palacio de la Zarzuela siempre que pueden y, el mayor, Juan, planea mudarse a Madrid para cuando Iñaki tenga permisos carcelarios, estar cerca de él. Aunque la tensión entre Cristina y sus papás, los reyes eméritos, aún existe, ya es mucho menor.

Durante todos estos meses doña Sofía, española de corazón, porque nació en el Palacio Real de Tatoi, cerca de Atenas, logró ser la intermediaria y quien resistió los embates con la dignidad de una reina, para evitar la separación familiar, incluso ayudó a que se seleccionara el centro Don Orione como el sitio en el que Urdangarin realice su trabajo comunitario.

Doña Sofía
La reina emérita es un modelo de tenacidad y resistencia.

A los 81 años, doña Sofía cumple con una de las máximas fundamentales: “resiste y ganarás”, ahora es nuevamente feliz, después de haber subido al trono por la elección de Francisco Franco de Juan Carlos, sobre su papá Juan de Borbón, para ser rey de los españoles, y abraza ser humana, como ante la tragedia del 11M, al secar sus lágrimas justo cuando la enfocaban las cámaras de televisión.

La reina emérita goza de buena salud, se cuida mucho, da largos paseos con sus perros por los jardines de La Zarzuela, no come carne y su buen tono físico le permite abrazar nuevas tareas en su rol representativo y de pilar en la familia real española; se involucra en campañas ambientales, al recoger plástico y se mantiene cerca de su querida hermana, Irene, y su prima Tania Radziwill.

Publicidad