Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El look de Letizia y los detalles no vistos del debut de la princesa de Asturias

Por primera vez el estilismo de la reina de España apostó más por las joyas que por el atuendo; captaron la atención las lágrimas de una abuela.
sábado 19 octubre 2019
Letizia de España
La reina quiso mantener un perfil bajo para no opacar a su hija Leonor en uno de sus días más importantes.

Finalmente, Leonor debutó en su rol como heredera de la corona de España durante los Premios Princesa de Asturias; estuvo acompañada de sus padres, los reyes Felipe VI y Letizia; su hermana la infanta Sofía, además de sus abuelas, su abuelo materno y su tía Telma Ortiz. El día será inolvidable y su mamá quiso mantener su perfil bajo para no opacar a la verdadera protagonista.

La manera en que lo logró fue al elegir que, por primera vez en su historia de alfombras rojas, el protagonismo no recayera en su vestido, sino en las joyas que utilizó. La reina de España estrenó unos pendientes ovalados con cuatro rubíes impresionantes, rodeados cada uno por dos hileras de diamantes pavé.

Publicidad

Son piezas que Letizia no había mostrado antes, así que se desconoce de dónde provienen, pero que contrastaron con su discreto vestido georgette borgoña burdeos con escote en "V", manga corta y largo midi, con pocos adornos, simplemente un fajín con pedrería del que cae una falda plisada, que es autoría de Felipe Varela, su diseñador de cabecera.

Letizia de España
La reina no había utilizado nunca estos pendientes que captaron la atención en el debut de la princesa de Asturias.

En sus accesorios, doña Letizia optó por stilettos destalonados de ante burdeos de Lodi, que tiene desde hace años y de los que parece nunca se cansa, pero en este caso fueron ideales para su vestido. Su clutch era plateado, también autoría de Varela, que ha utilizado desde 2010, cuando la estrenó en la boda de Nicolás de Grecia.

Además de sus pendientes, la reina también mostró su anillo de plata contrachapada bañada en oro de Karen Hallam, una pieza que es muy recurrente cuando tiene que presentarse en los grandes actos y por el que seguramente tiene preferencia, que se puede dilucidar debido a que lo usa cada vez que puede.

Publicidad

Los cinco momentos que no se vieron en la ceremonia

En la ceremonia en la que Leonor formalmente abrazó su labor como princesa de Asturias sucedieron varias cosas que lograron que se convirtiera en un día que pasará a la historia de España. Las curiosidades que se dieron durante las dos horas que la familia real estuvo en el teatro Campoamor son dignas de reseñar.

Premios Princesa de Asturias
La familia real se mostró más que orgullosa por la actuación de Leonor.

1. Las lágrimas de la abuela materna de la princesa de Asturias, Paloma Rocasolano debido al orgullo de escuchar a su nieta pronunciando su discurso en un perfecto inglés. La mamá de la reina Letizia fue de las primeras en llegar y lo hizo con un lazo rosa en su solapa, en apoyo a la investigación del cáncer de mama.

2. No pasó desapercibido que a la llegada de la familia real al teatro Campoamor, procedente de su hotel Reconquista, los esperaba una manifestación republicana, en la que se soltaban lemas comunistas y la gente tenía globos rojos, amarillos y morados.

3. La presentación del nuevo integrante de la familia Ortiz Rocasolano, Gavin Bonnar, novio de Telma, delante de los royals, ya que ya había sido presentado a Paloma en el ballet. En el debut de Leonor también estaba Menchu Álvarez del Valle, abuela paterna de Letizia, quien siempre acude al evento.

4. La poca atención de Telma Ortiz a la gala, que fue captada por las cámaras de TVE cuando estaba escribiendo en su celular, mientras una de las premiadas daba su discurso de agradecimiento.

5. El gracioso momento de la infanta Sofía, cuando su nombre fue dicho por Luis Fernández-Vega, presidente de la Fundación Princesa de Asturias, el teatro rompió en una ovación en la que también participó, hasta que su mamá le aclaró que le estaban aplaudiendo a ella, entonces sonrió y bajó las manos.

Publicidad
Publicidad