Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Así fue el día que Lady Di regañó e hizo llorar a William por desobedecerla

La princesa Diana fue conocida en todo el mundo por su carisma y amabilidad, sin embargo, existe un lado 'regañón' que sufrió William en carne propia.
sábado 07 septiembre 2019
Lady Di
Lady Di

De la princesa Diana se sabe mucho, su carisma la convirtió en una figura mundialmente reconocida en todo el mundo, tanto así que a 22 años de su fallecimiento sigue causando revuelo cualquier detalle que se descubra o se recuerde de su vida.

Pero tras la figura dulce que siempre retrató Diana de Gales, existía también el de la aguerrida mujer que fue capaz de romper el protocolo real y portar con orgullo el mítico vestido de la venganza o regañar a sus hijos si no acataban alguna indicación suya.

Publicidad

Lady Di tenía un carácter fuerte y se hacía respetar por todos, lo que no exceptuaba a sus hijos, existe en la historia de los diarios británicos, la noticia sobre el día en que la adorable Diana reprimió a William a tal grado que el niño rompió en llanto en pleno campo deportivo.

Diana de gales y William
Diana de Gales y el príncipe William.

Desde luego que Diana era una madre amorosa y hay muchas pruebas de ello, por ejemplo, el día que Harry y William fueron a un parque de diversiones como cualquier otro pequeño de su edad o la forma en que la princesa rompió las normas reales y optó por dejar a sus hijos en la puerta del colegio ella misma, tradición que ahora repite Kate, por ejemplo.

Angela Levin, autora de 'Harry: biografía de un príncipe', contó en un programa de CBS News: "Diana rompió todas las reglas de la tradicional forma de criar a los royals. Incluso los dejaba ella en el colegio”.

Lamentablemente para William, a su mamá poco le importó que hubiera algunos paparazzis a su alrededor cuando, a sus 7 años, desafió el llamado de Diana para volver a casa, luego de una tarde de juegos deportivos con sus amigos.

Publicidad

De acuerdo con expertos en realeza, aquel día, Diana llamó a William y este, lleno de energía, corrió en sentido contrario para seguir jugando con sus amigos. Diana caminó hasta donde se encontraba su hijo mayor y sin ningún temor a ser juzgada le dio una nalgada mientras lo reprimía hasta llegar al auto que los llevaría de regreso al palacio de Kensington.

Por supuesto que el hecho le dio la vuelta al mundo y acaparó medios nacionales e internacionales, sin embargo, muchos otros siguen aplaudiendo el coraje que la princesa mostraba hasta con su familia.

Publicidad

Tags

Publicidad