Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Taylor Swift pone en aprietos a Justin Bieber y Ariana Grande

Taylor Swift pidió a sus fans que intercedan en su favor ante los artistas que representa Scooter Braun y él le permita tocar en público las canciones cuyos derechos posee desde junio.
domingo 17 noviembre 2019
71527450_432077961052715_1326105943512159485_n.jpg
Taylor Swift

Taylor Swift compartió un comunicado en su cuenta de Twitter en el que informa a todos sus fans que Scott Borchetta, el cofundador de Big Machine Label -su antiguo sello-, y Scooter Braun le han prohibido interpretar sus antiguas canciones cuyos derechos están en posesión de este último desde que el pasado mes de junio comprara el mencionado grupo discográfico.

En la práctica, eso significa que la cantante no podrá tocar ninguna de las canciones de sus seis primeros álbumes en la actuación que tiene previsto ofrecer a finales de mes cuando reciba el premio a Artista de la Década en la gala de los American Music Awards, ni tampoco podrán aparecer en el documental del que ella acaba de revelar que prepara Netflix sobre su carrera.

Publicidad

Los términos del contrato que la artista firmó en su momento estipulaban que a partir de noviembre de 2020 podrá volver a grabar sus antiguos temas -del primer al quinto disco- y una de las condiciones del acuerdo que ella sostiene que le ha ofrecido Borchetta a cambio de poder utilizar la música que compuso es que se comprometa a no realizar nuevas versiones de esas canciones y a no volver a hablar ni de Scooter ni de él en público.

En opinión de Taylor, el mensaje que le han querido hacer llegar con esta propuesta está muy claro: "Sé una buena chica y cierra la boca. O serás castigada".

Ver esta publicación en Instagram

Dressing room is lit

Una publicación compartida por Taylor Swift (@taylorswift) el

"Todo esto está mal. Ninguno de estos dos hombres participó en el proceso de composición de esas canciones y tampoco ayudaron a construir la relación que mantengo con mis fans. Y aquí es cuando os pido vuestra ayuda", ha afirmado la estrella del pop.

Su mensaje también ha incluido un llamado a sus 'swifties', como se conoce a sus fans, para pedirles que presionen -aunque ella nunca ha usado esa palabra, ni tampoco ha mencionado ningún boicot- tanto a Borchetta como a Braun y a los artistas que este último representa, entre los que se encuentran tanto Justin Bieber como Ariana Grande.

Ver esta publicación en Instagram

Ya could I get these to go?

Una publicación compartida por Taylor Swift (@taylorswift) el

Publicidad

"Por favor, háganle saber a Scott Borchetta y Scooter Braun lo que opinan de todo eso. Scooter también representa a varios artistas que creo sinceramente que se preocupan por sus compañeros de profesión y por su trabajo. Por favor, pídanles ayuda en esta situación. Tengo la esperanza de que quizá ellos puedan hacer entrar en razón a esos hombres que están ejerciendo un control tiránico sobre alguien que solo quiere poder tocar la música que compuso".

No es ningún secreto que Taylor mantiene una mala relación con Justin Bieber, de quien asegura que fue utilizado por Scooter para hacerle 'bullying' durante los peores momentos de su enfrentamiento con Kanye West a raíz del sencillo 'Famous' en que la tildaba de 'zo**a'. Sin embargo, Ariana nunca ha tenido -que se sepa- ningún problema con la famosa cantante y ahora se encuentra en la incómoda posición de tener que ignorar todos los tuits que ha recibido en las últimas horas para que condene las acciones de su mánager Scooter Braun y le exija que devuelva a Taylor el derecho a interpretar sus temas antiguos.

Ver esta publicación en Instagram

the love of my life

Una publicación compartida por Ariana Grande (@arianagrande) el

De momento Ariana se ha mantenido en silencio, pero otras celebridades como Gigi Hadid, Halsey, Brendon Urie o Lily Allen se han sumado a la oleada de apoyo que ha recibido Taylor a través de los hashtags #FreeTaylor y #IStandWithTaylor.

Big Machine Records, por su parte, ha acusado a la artista de inventarse una "narrativa que no existe" y ha insistido en que debe millones de dólares y múltiples activos a su compañía.

Publicidad
Publicidad