Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Esta fue la enseñanza que Fiona y Jerónimo le dieron a su papá Diego Luna

El actor compartió que prefiere que sean sus hijos los que le den lecciones de vida, antes de él querer imponerles alguna creencia.
miércoles 25 septiembre 2019
Diego Luna
El actor participó en la mesa de análisis El arte y el deporte como conductores de paz.

Diego Luna vive uno de los momentos más prolíficos en su carrera, con sus actuaciones en sagas tan importantes como la de Star Wars, pero eso no lo hace olvidarse de su faceta más importante, la de papá, de la que como pocas veces accedió a hablar durante su participación en la 17th World Summit of Nobel Peace Laureates.

Luna se mostró conmovido con las muestras de cariño de la gente, pero principalmente de los jóvenes, por lo que dejó muy en claro que él aplica una fórmula muy puntual cuando se trata de inculcar valores y formas de pensar a los dos hijos que tuvo con la también actriz Camila Sodi, Fiona y Jerónimo.

Publicidad
Lo que me quedó claro cuando tuve hijos es que no se trata de decirles nada, sino de escucharlos, porque llegan sin prejuicios de todo lo que nos enseñaron a nosotros, por eso hay que dejarlos comunicarse y que sus enseñanzas sean las que nos guíen; eso fue lo que aprendí y lo que haré en todo lo que sigue (con el crecimiento de Fiona y Jerónimo)
Diego Luna
Cada vez que puede, el actor se involucra con causas que lleguen directamente a la niñez.

Sin embargo, es un papá muy responsable, por lo que también les inculca aquello que considera lo más correcto en la era de Twitter, Facebook e Instagram, en las que Luna espera que sus hijos, pero también todos los que la usan, encuentren un espacio para impulsar buenas acciones y no sólo para mostrar una vida idílica, alejada de la realidad.

“Las redes deberían de ser un reflejo de lo que queremos ser y no de lo que no somos; hay ejemplos en los que Twitter es una plataforma de empatía y de conexión, como lo que sucedió en el Amazonas, pero en este país lo usamos para lo que no nos representa, descalificamos y hay violencia, pero ahí están las herramientas.

Publicidad

“La posibilidad de encontrarnos con quienes viven lejos y sumarnos, qué pasaría si estamos listos para mostrar la sensibilidad y la empatía, hay que dejar la descalificación y volvernos pilares de solidaridad, para no hacer daño a los demás”, expresó Diego en el Centro Internacional de Congresos Yucatán.

En Mérida, a donde Luna llegó acompañado de Marina de Tavira, quién prefirió mantener un perfil bajo; el actor participó en la mesa de análisis El arte y el deporte como conductores de paz, en la que estuvo acompañado por su mejor amigo Miguel Bosé y Rafael Márquez, de quien aceptó es un ferviente admirador.

Alza la voz por el matrimonio igualitario

En su paso por Mérida, Yucatán, Diego Luna fue el primero en hacer un llamado al Congreso local para que finalmente apruebe la legislación que regule el matrimonio igualitario en el estado, que han rechazado en dos ocasiones, por lo que el actor solicitó a los legisladores que acepten lo urgente de que todos tengamos los mismos derechos.

Publicidad
La comunidad LGBT+, en este estado, no se siente apoyada, el Congreso es una estructura que nos debe representar a todos, pero no existe sin una responsabilidad ciudadana, hay que pensar cómo recuperar nuestra realidad, el sistema así funciona, pero no hay árbitros, ahí nadie sabe, por eso debemos nosotros exigirles a los políticos

Diego también compartió su idea acerca de dónde radica la tan necesaria paz, de la que reflexionó en el panel en Mérida: “En el concepto de igualdad, hemos decidió que hay algunos que debemos tener lo que otros no, el famoso uno por ciento. Si no somos inclusivos y no practicamos la igualdad, no habrá paz. Es indispensable reflexionar.

“Estamos dispuestos a hablar mucho, pero hasta dónde lo estamos para vivir a través del otro, si analizamos qué tanto participamos en esa desigualdad, hay que ejercer la ciudadanía y transformar lo que nos preocupa, todo radica en la equidad, el problema no es territorial, sino que la sociedad no enfrenta y no ejerce su derecho de exigir”, finalizó Luna.

Publicidad