Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Historias

¿Cómo se repartirá la herencia de la reina Isabel II?

De acuerdo con Forbes, la reina Isabel tenía una fortuna de casi 500 millones de euros.
lunes 12 septiembre 2022
reina.isabel-ii
La reina Isabel II.

La reina Isabel II falleció el pasado jueves a los 96 años en Balmoral, después de 70 años de reinado. No sólo fue la reina más longeva de la historia de Reino Unido sino también una de las monarcas con mayor patrimonio: joyas, propiedades - entre las que se incluyen la Casa de Sandringham y el Castillo de Balmoral-, obras de arte, inversiones, bienes inmuebles e incluso 32.000 cisnes, delfines y ballenas.

Publicidad

¿Cuánto dinero dejó la reina Isabel?

Se calcula que la colección de joyas es de las más caras y extensas del mundo al albergar unas 300 piezas, entre ellas 98 broches, 46 collares, 34 pares de pendientes, 15 anillos, 14 relojes y cinco colgantes. Cuando no se usan, la colección se guarda en la Galería de la reina en el Palacio de Buckingham.

De acuerdo con la revista Forbes, todos estos activos estarían valorados en 495 millones de euros, aunque la cifra es estimada, ya que la reina jamás habló acerca de sus finanzas.

Ahora, surgió la duda sobre cómo se distribuirá la herencia, ya que gran parte de las propiedades pertenecen a la Royal Firm, también conocida como Monarchy PLC, un imperio que en total asciende a unos 27.750 millones de euros y al que miembros de la familia real británica como el rey Jorge VI y el príncipe Felipe se refirieron en su día como "el negocio familiar".

La reina recibía ingresos a través de un fondo de los contribuyentes conocido como Sovereign Grant, que se paga anualmente a la familia real británica. Tiene su origen en un acuerdo realizado por el rey Jorge III, que renunciaba a sus ingresos procedentes del Parlamento con el fin de recibir un pago anual fijo para él y las futuras generaciones de la familia real.

Conocida originalmente como Civil List, en 2012 fue sustituida por la Sovereign Grant (Subvención Soberana).

Elizabeth
La corona británica cuenta con una gran colección de joyas.

El importe de esta subvención se fijó en casi 100 millones de euros en 2021 y 2022, que son destinados a los gastos oficiales, incluidas las nóminas del personal, la seguridad, los viajes, la limpieza y el mantenimiento. Pero se sabe que la reina no sólo recibía un sueldo anual, ya que el "negocio familiar" también registra grandes ganancias a través de inversiones, eventos televisados y el turismo.

Además, con otra asignación del Ducado de Lancaster, denominada Privy Purse, que en el último ejercicio fiscal registró un beneficio neto de 29.7 millones de euros, se cubrían los gastos privados de la monarca y de su familia.

El Privy Purse es en esencia una cartera de un número indeterminado de propiedades que la familia real británica adquirió a lo largo de 700 años: hectáreas de tierras, nueve castillos y diversas propiedades inmobiliarias, que se han mantenido en fideicomiso desde el siglo XIV, que proporcionaba ingresos privados a la reina.

 

¿Cómo se repartirá la herencia de la reina Isabel II?

"A finales de marzo de 2022, el Ducado de Lancaster tenía 647.6 millones de euros en activos netos bajo su control, lo que supone un superávit de 24 millones. Estos toman la forma de bienes y activos financieros", según una publicación del sitio web del Ducado de Lancaster. Aunque los activos netos no se pagaban directamente a la reina, no así con los 24 millones de euros de excedentes, los cuales eran sujetos a impuestos y utilizados principalmente para cubrir los gastos que no eran cubiertos por la Subvención Soberana.

Asimismo, Su Majestad heredó casi 70 millones de euros de la Reina Madre cuando ésta murió en 2002, incluyendo inversiones en pinturas –entre las que figuran obras de Monet, Nash y Carl Fabergé–, una colección de sellos, porcelana fina, joyas, tiaras, caballos e incluso una valiosa colección de huevos Fabergé.

State Opening Of Parliament
La reina Isabel II y su hijo, el príncipe Carlos.

Ahora que la reina murió, la mayor parte de su patrimonio personal pasará a manos del rey Carlos. Sin embargo, el nuevo monarca no heredará directamente el imperio de 27.750 millones de euros que incluye el patrimonio de la corona de Escocia, el Crown Estate, los Ducados de Lancaster y de Cornualles y los Palacios de Buckingham y Kensington.

Se sabe que sólo recibirá los bienes personales que le designe específicamente la reina Isabel II y los más de 32.000 cisnes y un número indeterminado de ballenas, delfines y esturiones, que viven en libertad en las aguas del Reino Unido y son considerados propiedad de la corona británica.

 
Publicidad