Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lo que dijo el lenguaje no verbal de Charlène a su llegada a Mónaco

El lunes, después de seis meses lejos de su familia y su hogar, la princesa regresó tras una difícil convalecencia en Sudáfrica y fuertes rumores de crisis en su matrimonio con el príncipe Alberto.
jueves 11 noviembre 2021
Princesa Charlène, Príncipe Alberto, Jacques y Gabriella
Charlène, el Príncipe Alberto, los mellizos Jacques y Gabriella posan para las cámaras tras la llegada de la princesa a Mónaco.

Parecía que los rumores de una crisis en el matrimonio del príncipe Alberto y Charlène de Mónaco terminarían con el regreso de la princesa al Principado después de que pasara seis meses en Sudáfrica, recuperándose de una infección grave de oído y garganta que contrajo durante una visita oficial a su país natal.

Publicidad
Princesa Charlène, príncipe Alberto, Jacques, Gabriella
Charlène de Mónaco a su llegada al Principado después de estar seis meses en Sudáfrica por problemas de salud. Su esposo, el príncipe Alberto, y sus hijos, Jacques y Gabriella, la recibieron.

Sin embargo, no ha sido así. Y es que, aunque incluso el propio Alberto, de 63 años, ha dicho en entrevista que no hay problemas en su matrimonio, las dudas sobre su relación continúan. Ahora, la llegada de la ex nadadora ha sido puesta “bajo la lupa”, pues una experta en lenguaje corporal analizó su comportamiento en las fotos oficiales que se han publicado.

Se le ve “desesperada” por “demostrar que su amor por el príncipe Alberto es más fuerte que nunca”, aseguró la experta sobre la actitud de Charlène, de 43 años.

En las imágenes que se difundieron, la princesa sale con su esposo y sus dos hijos en común, los mellizos Jacques y Gabriella. Además, también se vio que no llegó sola, sino que la acompañaba un perro Rhodesian Ridgeback llamado Khan, que será la nueva mascota de la familia.

Publicidad

Por su parte, la experta Judi James le dijo al Daily Mail que Charlène usó gestos exagerados de cercanía con Alberto y parecía más “necesitada y quizás un poco insegura” en las imágenes, mientras que el príncipe “no correspondió” el lenguaje corporal de su esposa.

Jacques y Charlène de Monaco
Jacques y Charlène de Monaco.

En la foto principal, se ve a Charlène posando frente a la cámara mientras coloca su mano alrededor del cuello de su esposo y envuelve un brazo alrededor de sus mellizos de seis años.

“Al igual que en Sudáfrica cuando el príncipe Alberto fue a visitarla, Charlène hace lo que parecen más bien señales excesivas para dejar claro su mensaje al resto del mundo, poniendo mucho más esfuerzo que su esposo en lucir emocionada y feliz”, asegura Judi James.

Publicidad
Príncipe Alberto y Charlène de Mónaco
Una de las fotos que Charlène compartió en septiembre, cuando Alberto de Mónaco y sus hijos la visitaron en Sudáfrica.

Además, la experta resalta que “hay un claro desequilibrio en el estado de ánimo del lenguaje corporal al posar con su esposo. Mientras ella se arroja sobre su marido para aferrarse a él… su pose (de Alberto) parece no registrar ninguna respuesta a los esfuerzos de su esposa, con una falta de reflejo o inclinación de la cabeza para hacer que la apariencia sea más congruente y las emociones más compartidas”.

Y agregó: "Alberto tiene un brazo alrededor de la cintura de Charlène, pero incluso ese gesto es menos recíproco que el apretado abrazo de ella, que involucra sus dedos agarrándolo por el cuello y el hombro en un gesto asociado con posesión y orgullo".

Se espera que el próximo 19 de noviembre Charlène realice su primer acto oficial desde su regreso durante el Día Nacional de Mónaco.

Publicidad
Publicidad