Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El peculiar internado al que entró el príncipe Christian de Dinamarca

El hijo de los príncipes Federico y Mary de Dinamarca ya está instalado en su nuevo colegio, que tiene mucha historia pero también tuvo fama de ser “un campo de concentración para los niños ricos".
miércoles 11 agosto 2021
Príncipes Federico y Mary de Dinamarca con su hijo Christian
Príncipes Federico y Mary de Dinamarca con su hijo Christian frente a su nuevo colegio, el internado Herlufsholm Skole.

A pesar de que el verano aún no termina, este miércoles 11 de agosto ya iniciaron las clases en el internado Herlufsholm Skole, colegio en el que el hijo de los príncipes Federico y Mary de Dinamarca, Christian, ha ingresado.

Publicidad

Junto a una serie de fotos del príncipe con sus papás en lo que será su nuevo hogar, al menos de lunes a viernes pues regresará a su casa los fines de semana, la casa real danesa publicó ayer en su cuenta oficial de Instagram:

“Su Alteza Real el Príncipe Christian se mudó hoy a Herlufsholm en Næstved. Mañana, el Príncipe comienza la escuela secundaria, y hoy se ha dedicado a adaptarse al nuevo entorno y conocer a los nuevos compañeros de escuela”.

En las imágenes vemos a Christian, de 15 años, con el uniforme de su nueva escuela, donde estudiará, junto con otros 600 alumnos, el décimo grado y la secundaria, que es el equivalente al bachillerato en Dinamarca.

 
Príncipe Christian de Dinamarca.
Príncipe Christian de Dinamarca.

Aunque hoy tiene fama de ser uno de los centros más exclusivos y prestigiosos del país, donde muchos miembros de la realeza se preparan, en algún momento fue considerado un centro en el que los alumnos eran tratados con mano muy dura y, en ciertos casos, violencia.

El internado fue fundado en 1565 específicamente para los "hijos de nobles y otros hombres honestos", antes de eso era un monasterio benedictino del siglo XII. Tan antigua es la construcción que cuenta con un cementerio desde 1804 que utilizan empleados de la escuela y sus familias.

Un exalumno del centro, Kasper Hansen, que estudió ahí de 1989 a 1992, comentó en un reportaje que para él, el colegio era "un campo de concentración para los niños disfuncionales de los ricos", donde "los que descansan junto a la ventana (del dormitorio) se despiertan en una pequeña pila de nieve", esto debido a que supuestamente los obligaban a dormir con la ventana abierta sin importar el frío que hiciera afuera.

 

Otros exalumnos aseguraban que los profesores elegían entre los estudiantes a una especie de prefectos que tenían el poder de "castigar a los más jóvenes" si faltaban a las estrictas normas. "Muchos exalumnos han dicho que la dura educación de sus compañeros ha tenido consecuencias importantes y devastadoras para ellos", según cuenta la publicación Her & Nu.

Más en tiempos modernos, específicamente en 1994, un guardia de seguridad del centro fue apuñalado en las cercanías del lugar, se acusó a uno de los alumnos, que tenía 19 años, sin embargo "el joven fue absuelto tras una exhaustiva investigación en la que se interrogó a más de medio centenar de testigos", informa el diario Expressen.

 
Klaus Eusebius Jakobsen libro
Klaus Eusebius Jakobsen, que fue por 23 años rector del internado, publicó su libro På Herlufsholm: in dans med eliten (En Herlufsholm: bailando con la élite).

Pasaron muchos años sin ningún acontecimiento fuera de lo normal, hasta que en 2006 un estudiante, de 16 años, fue acusado de violar a una de sus compañeras; ocurrió lo mismo en 2016, aunque en ambos casos los cargos fueron retirados.

Fue en 2017 que el ex rector del centro Klaus Eusebius Jakobsen, que estuvo 23 años en el cargo, publicó su libro På Herlufsholm: in dans med eliten (En Herlufsholm: bailando con la élite), revelando algunos detalles de la vida en el colegio.

Cuenta que pasó mucho tiempo intentando eliminar algunas malas tradiciones y rituales de la escuela, como la que dichos prefectos obligaban a los alumnos a "sentarse desnudos en el suelo durante un día entero". Aunque Klaus también dice que él sospecha que tal vez algunas prácticas todavía se siguen llevando a cabo en secreto.

Publicidad
Publicidad