Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La silenciosa pena por la que pasa la reina Isabel desde hace años

La reina ha visto morir a cinco de sus ponis de manera consecutiva, desde 2017 sin que hayan encontrado una cura para la misteriosa enfermedad.
miércoles 23 septiembre 2020
Los caballos de la reina Isabel II son siempre ganadores.
Los caballos de la reina Isabel II son siempre ganadores.

En el verano de 2017, una misteriosa enfermedad cobró la vida de Friendly, una potra de dos años y su mamá Clunie de siete años, desde entonces, la reina Isabel II ha visto morir al menos cinco de sus amados ponis en la residencia de Balmoral. Sylvia Ormiston, la gerente de Balmoral confirmó a la revista British Horse Society que la Enfermedad de los pastos equinos (EGS) había provocado la muerte de estos ejemplares, en los años recientes.

Después de las dos primeras, se registró el deceso de Omar, quien tenía tan solo tres años y en la primavera de 2018 dos de los sementales más jóvenes Balmoral Lord y Balmoral Hercules también murieron por la misma razón, ante la delicada situación la finca decidió detener su programa de cría.

Publicidad

“Hay tanto que necesitamos saber. Ni siquiera sabemos realmente cuántos equinos murieron de EGS cada año, porque las pruebas no siempre ocurren. Aquí en Balmoral estamos preparados para ayudar en todo lo que podamos avanzar hacia una cura para esta terrible enfermedad”, dijo Sylvia al medio inglés.

Para contrarrestar las muertes, Balmoral está trabajando de cerca en colaboración con el Instituto de Investigación Moredun en Edimburgo para encontrar la cura. Con la intención de no detener definitivamente la actividad en Balmoral, la gerente rentó a Sunny of Runivrad un semental de 18 años para que la finca retome sus actividades.

“Estamos encantados con nuestro rebaño, y es un placer estar cerca. Poder caminar con seguridad entre ponis relajados con grupos de visitantes o miembros de la familia vale más que el dinero en sí. A menudo tengo comentarios que dicen lo educados que son los ponis, y cuando escucho esto, ¡sé que mi trabajo está bien hecho”, añadió Ormiston.

#YoMeQuedoEnCasa: Descarga gratis la revista digital de septiembre (da clic en la imagen)

Publicidad

Isabel II llevó a su pony Highland en su finca de 25 mil hectáreas en Balmoral, en el verano de 2007, y es que los ponis de las colinas son ideales para recorrer las cañadas escocesas, donde se realiza el tradicional trabajo de agricultura de la finca, así como la silvicultura dedicada al cuidado y el cultivo de los bosques y el traslado de ciervos y urogallos.

Ver esta publicación en Instagram

🐎🐎🐎Horses play an important role the day-to-day activities of The Royal Household. They can be seen at work during a number of ceremonial events, often in front of thousands of people. During lockdown, The Queen’s horses have been looked after by staff from The Royal Mews and relocated to stables in Windsor, Sandringham and Hampton Court Palace. There, they receive fantastic care, with daily exercise and regular visits from the farrier. Some of the horses are out to graze whilst others are tacked up and ridden daily. The Royal Family uses two breeds of horse during ceremonial events: Windsor Greys and Cleveland Bays. The Queen names each of the horses herself, usually after a place she has visited. Swipe ➡️➡️ to see pictures of Conway, Londonderry and Knightsbridge. Windsor Greys draw the carriages in which The Queen, her guests and other members of The Royal Family travel. During the Victorian era, these grey horses were kept at Windsor, giving them their full name ‘Windsor Greys’. Swipe to see them in procession at the most recent Royal Weddings. Cleveland Bays are used to collect High Commissioners and Ambassadors from their residences before taking them to Buckingham Palace to present their credentials to The Queen. They are brown in colour with black names and tails. Her Majesty has had a love of horses since she was a young girl. She was given her first pony Peggy at the age of four, by her grandfather, King George V. Since then, she has continued to ride regularly, and takes a close interest in the horses she owns for breeding, racing and working. The Queen supports her love of horses through many patronages including @britishhorse , @fell_pony and the Highland Pony Society.

Una publicación compartida de The Royal Family (@theroyalfamily) el

“La reina está involucrada en cada decisión que tomamos. Tratamos de criar los rasgos que queremos, luego les damos educación y el manejo adecuados desde el primer momento. Los ponis se muestran para el placer de la reina y porque a ella le gusta participar”, añadió la gerente.

Durante más de 150 años el castillo de Balmoral ha sido utilizado por la familia real como refugio de verano, donde el aislamiento de las tierras altas les permite disfrutar de picnic, bailes y fiestas de tiro junto a sus amigos cercanos y líderes políticos. Este verano fue un poco distinto a los demás debido a que, por la pandemia del coronavirus solo algunos miembros de la realeza pudieron pasar algunos días junto a la reina y a su esposo, el duque de Edimburgo.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad