Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Además de su esposo, ¿quién es el otro hombre que se puede acercar a Isabel II?

En la vida de la reina hay una persona que, además de ser muy cercano, tiene acceso a su habitación y no es el duque de Edimburgo.
miércoles 25 marzo 2020
Reina Isabel II
La reina Isabel II tiene un hombre de , que incluso tiene acceso a su dormitorio.

La reina Isabel II tiene mucha gente a su alrededor que trabaja para ella, pero sólo tiene un par de empleados de confianza, que muy probablemente la acompañan ahora que se puso en cuarentena junto a su esposo, el duque de Edimburgo, en el Castillo de Windsor.

La primera es su asistente personal, Angela Kelly, quien es de las pocas personas que puede romper el distanciamiento social y acercarse a ella. El segundo es un hombre de su entera confianza, al grado de tener acceso a la habitación de la monarca para ver la televisión.

Publicidad

¿Quién es este hombre? Se trata de Paul Whybrew, mejor conocido como Tall Paul porr su gran estatura (1.92), al ser uno de los empleados favoritos de la reina, ha sido condecorado en varias ocasiones con las insignias de la Real Orden Victoriana, que se encarga de reconocer los servicios prestados a Isabel II.

Aunque no hay distinciones entre Angela y Paul, ya que ambos tienen una casa propia en las residencias habituales de Isabel II , en Balmoral, Sandringham y Windsor, la conexión que existe entre la reina y el hombre es muy especial porque comparten el mismo sentido del humor: "La reina lo adora. Es la presencia tranquilizadora perfecta que tiene a su lado en circunstancias como estas", aseguró el diario británico Daily Mail.

Casa de  Paul Whybrew
Casa de Paul Whybrew en el castillo de Windsor.

Publicidad

¿En qué momento surgió el cariño entre la reina y este hombre? Paul Whybrew lleva varios años trabajando para la reina, pero en 1982 él se ganó el cariño cuando ayudó a sacar a Michael Faga, un famoso intruso que logró entrar hasta la habitación de Isabel II.

De acuerdo con la biógrafa Ingrid Seward, Whybrew estaba paseando a los corgis y cuando volvió, la monarca había logrado escapar de la habitación y al mismo tiempo le hacía una señal para que entrara al cuarto. Así que, el mayordomo entró y comenzó a forcejear con el intruso hasta ponerlo en el suelo. Después, Paul le dijo a Michael: "Parece que necesitas una copa", así que lo llevó hacia otro lugar y le sirvió un vaso de whisky escocés Famous Grouse, hasta que llegó la policía.

Así que, tras ese incidente, Paul se convirtió en confidente y amigo cercano de la reina, según el periodista Christopher Andersen, quien además asegura que este hombre podría pasar como el hermano menor del duque de Edimburgo, por un ligero parecido en su físico.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad