Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

  • Toy Story
  • titulo_1.jpg
  • The Duke & Duchess Of Sussex Pose With Their Newborn Son

Ellos son los dos royals que rescatan a Jordania de la polémica

La labor de la reina Rania Al Abdullah y el príncipe heredero, Al Hussein bin Abdullah II, es exaltada en su país, a pesar del divorcio de la princesa Haya y otros escándalos de corrupción.
sábado 10 agosto 2019
Familia real de Jordania
La familia real jordana enfrenta uno de los momentos más difíciles de su reinado.
@lalogutierrezs

La familia real hachemita no pasa por su mejor momento por la huida de la princesa Haya bint Al-Hussein —hermana del rey Abdullah II bin Al-Hussein de Jordania— y ahora su mediático divorcio de Mohammed bin Rashid Al Maktoum, primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos y mandatario de Dubái.

Pero además, sobre otros miembros de la dinastía pesan acusaciones de corrupción, como en el caso del esposo de la princesa Basma bint Talal, Walid al-Kurdi, tío del Rey, quien también escapó a Londres, porque fue condenado por un tribunal jordano a 37 años y medio de trabajos forzados en prisión y a pagar una multa de casi 400 millones de euros.

Publicidad

En este entramado de polémica, hay dos figuras que salen al rescate de los royals hachemitas, su soberana, Rania Al Abdullah, y el príncipe heredero Al Hussein bin Abdullah II. La reina de Jordania mantiene llena su agenda de compromisos para evitar mayor atención en los problemas al interior de su familia y en la capital del imperio británico.

Rania Al Abdullah
La reina está siempre vigilante de la calidad de vida de las mujeres en Jordania.

A pesar de que en enero de este año Rania Al Abdullah tuvo que pedir a la prensa no frivolizar sus gastos en moda, que justificó, a través de un comunicado, como necesarios para “representar a Jordania adecuadamente”. En la misma misiva, no obstante, se comprometió a “buscar un equilibrio entre la representación apropiada y un gasto moderado".

La misión de la Reina es lograr que la popularidad que tiene en el extranjero como icono de moda y ejemplo de altruismo haga eco en su nación, en dónde la Casa Real de la que forma parte ha gobernado más de un siglo. La apuesta de la Rania Al Abdullah está en convencer a los jóvenes de su papel fundamental para el futuro de Jordania, al lado de su esposo y de su hijo.

Publicidad

Recientemente Rania Al Abdullah mantuvo un encuentro con noveles empresarios, activistas e importantes miembros de la sociedad civil, en Zarká, al este de Amán, la capital de Jordania. En un recuento del día que hizo The Jordan Times se puede leer que “la reina se mostró orgullosa de la juventud jordana y su inventiva para superar los desafíos”.

La publicación también hizo énfasis en el compromiso de Rania Al Abdullah con la educación, como herramienta transformadora. Es común que la Reina sostenga este tipo de reuniones con diversos actores claves de su país, así como el visitar distintas comunidades para mostrar su interés por los logros que se alcanzan.

Siempre se muestra preocupada y pendiente por los retos que las mujeres afrontan en su cotidianidad en Jordania. Consciente también del poder de las redes sociales, constantemente actualiza sus publicaciones en Instagram, dónde tiene cinco millones y medio de seguidores, la práctica ha sido heredada por su hijo, Al Hussein bin Abdullah II, quien tiene dos millones 100 mil followers.

Publicidad

Un príncipe heredero acorde al siglo XXI

Al Hussein bin Abdullah II es la segunda figura que le da alivio a la dinastía hachemí de todas las situaciones negativas con las que se le mezcla en la actualidad. Fue nombrado hace 10 años por su padre como heredero al trono de Jordania y decidió aparecer entre su pueblo para calmar los ánimos luego de la dimisión del primer ministro, Hani Al-Mulki.

Al Hussein bin Abdullah II
El príncipe heredero, Al Hussein bin Abdullah II, estudió en el extranjero y está muy bien preparado para gobernar.

El Príncipe Heredero ha hecho lo que está en sus manos para hacerle frente al problema del récord de la tasa de paro en el país (en el primer trimestre de 2019 alcanzaba el 19%, cuando la media entre 2005 y este año era del 13.92%). En el marco a las críticas constantes a sus padres, Al Hussein bin Abdullah II se alza como el futuro favorito del pueblo jordano y el mundo.

Aunque por la edad de su padre, 57 años, es poco probable que Bin Abdullah II sea coronado pronto, su relevancia internacional crece a pasos agigantados, a sus 25 años ha servido como regente en la ausencia de su papá y lo representó en el Día de las Fuerzas Armadas de 2010, además de acompañarlo en diversos viajes oficiales y campañas militares.

Así como su mamá, Al Hussein es conocedor de lo importante de las redes sociales y por los comentarios que recibe se ve que está destinado a ser “uno de los principales líderes del siglo XXI”, como lo definió Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, cuando el joven presidió la reunión del Consejo de Sesguridad de la ONU en 2015.

En aquel momento batió todos los récords de edad y perspicacia al cumplir esa función, no en vano es un hombre preparado, como todos los roylas de su generación, ya que, así como el rey Felipe VI, Hussein se graduó en Georgetown, en Estados Unidos, en Historia Internacional, y recibió formación militar en la Academia de Sandhurst, como los príncipes William y Harry.

Publicidad