Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La habilidad poco conocida (y envidiada por algunos) de Meghan Markle

La duquesa fue caligrafista en su juventud e hizo gala de eso en un adorno que entregó a una ONG.
miércoles 19 diciembre 2018
Meghan Markle en Brinsworth House 2018
Meghan Markle hizo gala de su letra bonita durante un evento en una casa de retiro para actores.

Sabíamos que Meghan Markle ejerció como caligrafista cuando era muy joven, antes incluso de ser actriz. Una actividad que le dejó dinero extra porque como dijo en una entrevista en 2013 hay muy poca gente que sabe hacerlo, y vaya que nos quedó claro hace un par de días.

Este lunes fue a Brinsworth House, una residencia de adultos mayores, para ayudar con la decoración navideña y convivir con ellos. En un adorno de papel, escribió "Merry Christmas Love, Meghan" en tinta naranja y nos sorprendió ver una letra que parecería sacada de un molde, mira este post de la reportera de realeza de The Sun:

Publicidad

Los rasgos de a Y la Sy la H son muy vistosos y perfectos. Ahora nos preguntamos cómo es que no envió ella misma con su letra los nombres de las invitaciones de su boda . Claro, hoy es una royal pero el detalle hubiera sido encantador.

En ese evento Meghan conversó con algunos actores y actrices retirados que habitan el centro y de lo que ha trascendido sabemos que al charlar con Josephine Gordon, de 87 años, le dijo que se encuentra "muy bien" y "muy embarazada".

Sobre su trabajo como caligrafista, en 2013 a duquesa le dijo a la revista Esquire:“Fui a una escuela católica de niñas durante seis años y entonces a los pequeños nos daban clase de caligrafía. Siempre he tenido predisposición para hacer la letra cursiva muy bien. Y eso acabó convirtiéndose en un trabajo de semicamarera cuando estaba en una entrevista de trabajo. Así que al final no serví mesas. Me encargué de la caligrafía para los invitados de las bodas”.

Meghan dijo a la revista que también que durante las vacaciones trabajaba escribiendo las cartas que enviaba Dolce & Gabbana a las celebridades. “Me sentaba con un calcetín blanco pequeño para que mis manos aceitosas no llegaran a la tarjeta, así trataba de pagar las facturas. Estoy contenta de que en un mundo en el que nadie parece apreciar ya la caligrafía, yo haya tratado de mantenerla viva”, aseguró.

“Lo gracioso es que lo más probable es que aún haya algunas tarjetas repartidas por el mundo y en cualquier momento me podría llamar alguien diciéndome: ‘¿Puedes hacer las tarjetas para el Bar Mitzvah de mi hijo?’", dijo entonces.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad
Publicidad