Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Roban tiara de valor histórico incalculable a Familia Real Británica

Un grupo de ladrones robó una tiara de valor incalculable y un broche de diamantes
Duchess Of Portland
La tiara de Portland fue hecha para la Winifred Anna Dallas-Yorke en 1902.

Aunque puede sonar al argumento de una película de acción, de esas sobre grandes robos , lo cierto es que este caso es de la vida real e involucra una de las joyas de valor incalculable perteneciente a la Familia Real Británica.

Se trata de la Tiara de Portland, una diadema hecha de diamantes, que según la policía británica es un “tesoro nacional”.

¿Cómo es posible que una joya tan importante haya sido robada con facilidad? Ni la familia Oceans, ni otros hábiles ladrones que hemos conocido en el cine pudieron haber concebido mejor el plan del robo.

Según la Policía de Nottinghamshire, donde ocurrieron los hechos, el hurto se desarrolló de la manera más sencilla (y exitosa) posible:

La Tiara Portland (diseñada originalmente para Winifred Anna Dallas-Yorke, duquesa de Portland, y que portó en 1902 durante la coronación del Rey Eduardo VII - bisabuelo de Isabel II-) se encontraba exhibida en la Harley Gallery en Welbeck Estate, una de las propiedades de la Familia Real Británica.

Publicidad

El robo no fue cometido por una sola persona, sino por un grupo de criminales, quienes entre las 9:45 y las 10 de la noche de este martes ingresaron al lugar portando herramientas eléctricas. Los ladrones sabían lo que querían, pues de inmediato se dirigieron al área destinada a la Colección Portland, donde estaba la tiara.

La policía narró que los ladrones rompieron el vidrio blindado que protegía la pieza y la tomaron, junto con un broche de diamantes. Todo esto mientras sonaba la alarma. Luego corrieron a la salida, y se cree que abordaron un Audi S5 en color plateado para huir.

Horas después del robo, el auto fue descubierto muy cerca de la galería. Según el reporte policial, el coche “estaba abandonado y quemado”.

Adiós, tiara

Publicidad

La joya, diseñada por un joyero de Cartier se compone de un diamante central, dos a cada lado y varios más en forma de gota, todos engarzados en plata y oro, cuyo origen podría ser Indio. La pieza vale millones de libras esterlinas y ese a que la policía confía en que no sería tan sencillo que la vendieran con facilidad, lo cierto es que existe una preocupación.

Y es que las autoridades temen que los ladrones deshagan la pieza, y que vendan los diamantes uno por uno, lo que podría resultar en que la tiara ya no se pueda recuperar.

Este no ha sido el único robo reciente que ha sufrido la realeza europea. En agosto de este año, dos coronas de plata, oro y perlas, una cruz y una esfera fueron robadas de la catedral de Strängnäs, en Suecia.

Publicidad

Las joyas, hurtadas a plena luz del día y cuando la Catedral estaba abierta al público, pertenecían al ajuar funerario del rey Carlos IX y su esposa, la Reina Cristina.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad