Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La sutil venganza de Forever 21 contra Ariana Grande

La marca de ropa acaba de lanzar una prenda con la frase Don’t Call Me an Angel“, que es el título del más reciente sencillo de la cantante
viernes 25 octubre 2019
Heavenly Bodies: Fashion & The Catholic Imagination Costume Institute Gala - Arrivals
Ariana Grande.

Ariana Grande continúa con su pleito legal contra la marca de ropa Forever 21 y una de las hijas del fundador de la empresa, Riley Rose, luego de que la empresa lanzara una campaña online en la que utilizó a una modelo muy parecida a ella e hizo mal uso de, al menos, 30 imágenes y videos, incluyendo su sencillo 7 Rings. La cantante exige una fuerte compensación por concepto de reparación de daños por derechos de autor y falso apoyo.

La compañía se acaba de declarar en bancarrota y, por lo mismo, la demanda tuvo que ponerse en pausa, pues Forever 21 no tiene dinero con qué cubrir las exigencias de la intérprete, pero eso no ha impedido que se haya vengado sutilmente de Ariana.

Publicidad

La marca de ropa se "vengó" lanzando una sudadera que claramente hace referencia a la canción “Don’t Call Me an Angel“ que Ariana grabó en colaboración con Lana del Rey y Miley Cyrus.

En la parte de atrás de la sudadera negra de manga larga (que cuesta 23 dólares ) aparece impresa la imagen de un ángel que con un dedo pide silencio y sobre él se lee la frase “Don’t call me an angel” que, como comentamos, es el título de la canción que también es tema principal de la película Los ángeles de Charlie.

Algunos consideraron esta sudadera como una burla directa hacia Ariana Grande, otros lo ven como una clara venganza y unos más lo ven como una casualidad. Como sea, este artículo ya ha causado controversia en redes sociales, sin embargo, la única que no se ha pronunciado al respecto es la cantante.

Publicidad

Habrá que ver si Ariana incluirá esta nueva “afrenta” en su demanda, con la que pretende obtener 10 millones de dólares por parte de Forever 21 y Riley Rose, a quienes acusa de apropiarse indebidamente de su nombre, música e imagen.

Ariana señala en la demanda que la marca se apropió de su imagen luego del fracaso de una serie de conversaciones en febrero pasado con el fin de crear una campaña de marketing conjunta. Según Ariana, las negociaciones no llegaron a buen término porque Forever 21 no estaba dispuesta a pagarle lo suficiente.

Publicidad
Publicidad