Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ellos son los famosos con depresión que han dado visibilidad al tema

Entre los famosos son depresión están Angelina Jolie y Zayn Malik, ellos han hablado de este importante tema de salud mental y cómo no debe ser estigmatizado.
jueves 13 enero 2022
Justin Bieber, Demmi Lovato y Simone Biles
Justin Bieber, Demmi Lovato y Simone Biles

Cada vez es más común que los famosos hablen abiertamente de sus problemas de salud mental. Tristeza, ansiedad, insomnio, trastornos alimenticios y pensamientos suicidas son algunos de los síntomas de su padecimiento, un trastorno que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Más de 350 millones de personas en el mundo padecen depresión, entre ellas, y aunque no lo creas, celebridades que pese al éxito, la fama y el reconocimiento también han padecido esta enfermedad. Este jueves 13 de enero que se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión te contamos quienes son algunas personalidades que han hablado abiertamente del tema.

Publicidad

Uno de los artistas más reconocidos a nivel mundial en la industria musical es Justin Bieber y quien ha combatido abiertamente la depresión. Hace un tiempo publicó en Instagram su diagnóstico y lo que había estado viviendo.

"Solo quería mantenerlos un poco actualizados", escribió Bieber. "Espero que lo que estoy viviendo resuene entre ustedes. He estado sufriendo mucho. Simplemente sintiéndome súper desconectado y raro... siempre me recupero así que no estoy preocupado, solo quería contactarlos y pedirles que recen por mí. Dios es fe y sus oraciones realmente funcionan, gracias... la temporada más humana que jamás haya enfrentado con las cosas de mi cabeza...". Su esposa Hailey Baldwin ha sido de gran soporte para el artista.

Halle Berry sufrió una severa etapa de depresión a finales de los años noventa. El divorcio de su primer marido, así como los maltratos que sufrió, resultaron episodios traumáticos para la artista que, pese al éxito que ya estaba alcanzando, se vio forzada a encajar un duro revés a nivel personal. Intentó suicidarse inhalando monóxido de carbono encerrada en su coche.

El actor cómico Jim Carrey también sufrió depresión. La causa de esta situación también es amorosa, y se debe al fracaso de sus dos matrimonios. Sin embargo, supo cómo salir de este estado de ánimo ayudado de una dieta, medicamentos y pensamientos positivos tras cada nuevo día.

Selena Gomez es una de las artistas que ha confesado padecer problemas. En una charla que ha mantenido con el doctor Vivec Murthy, Selena explicíó que al inicio de la pandemia presentó síntomas de un principio de depresión. “Al principio no pude manejarlo bien. Caí en una especie de principio de depresión. Luego empecé a ir a un sitio donde escribía y me mostraba activa, y creo que eso me hizo forzarme a pasar por ello. y de nuevo me sentí capaz de pasar tiempo con esa gente, esa gente de calidad, mucho más del que había pasado nuca y también pasé tiempo con mi familia”, comentó.

Publicidad

Kendall Jenner tuvo ataques de ansiedad y de pánico que responden a una etiqueta: trastorno de ansiedad. Pese a sufrirlo en bajo grado, la modelo ha hablado de este tema social y de salud que aún es tabú a día de hoy: "Cuanta más gente salga y hable sobre su ansiedad, más consciente es el público de que esto es algo real", aseguró la modelo.

Catherine Zeta-Jones fue diagnosticada con depresión y trastorno bipolar del que habló públicamente tras sufrir un episodio cuando a su marido, Michael Douglas, le diagnosticaron un cáncer de garganta. "No hay necesidad de sufrir en silencio y no hay vergüenza en pedir ayuda", dijo la actriz en 2011, explicando que lo que padece "es un trastorno que afecta a millones de personas y yo soy una de ellas".

Gwyneth Paltrow es otra de las actrices de Hollywood que también asumió su depresión. Tal como lo confesó en el programa estadounidense The Conversation, sufrió una depresión post parto tras el nacimiento de su segundo hijo Moisés.

Angelina Jolie ha dicho en varias ocasiones ser depresiva aunque no lo considera como algo constante. Sin embargo, luego de la muerte de su madre, en 2007, la situación empeoró teniendo pensamientos negativos recurrentes. Frente a esto, la decisión de Angelina Jolie fue seguir trabajando y mantenerse activa.

Publicidad

Uma Thurman también sufrió depresión, incluso en su mejor época luego de sus dos éxitos Kill Bill y Pulp Fiction. Según lo aclaró mientras esto ocurría, ningún éxito en su carrera recompensaría sus dos matrimonios fracasados ni tampoco ser una madre soltera. Por suerte, Thurman encontró una salida mediante el yoga, encontrando gracias a su práctica el equilibrio emocional.

Una de las estrellas más conocidas del pop, Lady Gaga, admitió públicamente que estuvo padeciendo depresión y ansiedad a la revista The Mirror. La cantante señaló que “pese a que fue una época complicada”, aprendió que eso no podía destruir “lo grande que en ella reside”.

Demi Lovato estuvo durante tres meses en rehabilitación en 2010 tras padecer desórdenes alimenticios, trastornos bipolares y autolesionarse. Dos años más tarde, optó por contar su problema al mundo “e inspirar a la gente para buscar ayuda a sus problemas”. En una entrevista para la revista Teen Vogue, confesó que “durante mucho tiempo estuve intentando ser alguien que no era y fui muy infeliz. Cuando salí y dije: ‘Soy humana, tengo problemas y quiero compartirlos’, fue cuando empecé a conectar de verdad”.

La gimnasta Simone Biles ya había hablado antes de su trastorno de déficit de atención e hiperactividad, pero durante los pasados Juegos Olímpicos se convirtió en embajadora no oficial de la salud mental cuando abandonó la competición por problemas de depresión y ansiedad, priorizándose a sí misma sobre el oro olímpico. La gimnasta, como otras de sus compañeras el equipo estadounidense, sufre muy probablemente un trastorno de estrés postraumático por los abusos sufridos a manos del médico Larry Nassar, juzgado y condenado por abusar sexualmente de más de 250 jóvenes.

Zayn Malik quiso normalizar por su parte los trastornos alimenticios que afectan también a los hombres, comparativamente mucho más invisibilizados por el estigma que asume que la anorexia o la bulimia son "enfermedades femeninas". En su autobiografía, el cantante reconocía que durante sus giras con One Direction pasaba días sin comer. Abandonar el grupo de música y buscar ayuda fueron la respuesta: "La gente a menudo se asusta de admitir dificultades, pero no creo que deba haber ninguna vergüenza por algo que es una realidad."

Tags

Publicidad
Publicidad