Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jaime Camil confiesa que sí le dolió que Thalía lo haya tronado

El cantante y actor niega que hubiera sido novio de Natalia Jiménez.
viernes 10 diciembre 2021
camil-novias.jpg
Thalía, Jaime Camil y Anahí.

Jaime Camil es un hombre felizmente casado, desde 2012, con la modelo Heidi Balvanera, con quien tiene una historia de amor de más de una década. Sin embargo, antes de Heidi, el actor y productor tuvo un historial amoroso que incluye a famosas como Thalía y Anahí.

Publicidad

Fue durante una entrevista para el programa de YouTube El escorpión al volante que el mexicano habló de algunos de sus romances de juventud.

Una de las preguntas sobre su vida amorosa fue si había andado con Thalía. “¡Claro!, pues es muy linda Thalía, es adorada, me cae súper bien. La neta sí es a todísima ma*@%”, aseguró el actor.

Cuando el conductor, El Escorpión Dorado, le preguntó el motivo por el que había terminado con ella. “No, creo que fue al revés”, reconoció. El actor de series como Jane The Virgin también contó que fue novio de la cantante durante “poquito” tiempo. “Éramos adolescentes. (Anduvimos) como un año”, dijo.

camil-thalia.jpg
Jaime Camil dice que anduvo un año con Thalía.

Además, Camil confesó que cuando terminó su romance él sí estuvo dolido. “¿Cómo no? Cuando tienes una relación bonita y padre y se termina por x o z, claro que te duele… son ciclos de la vida que terminan”.

 

Según el conductor de El escorpión al volante, en Internet se dice que Camil también anduvo con Anahí. Al respecto, el cantante reveló: “Coqueteamos tres días… creo que coquetear ni siquiera involucra acción física”.

camil-anahi.jpg
Camil asegura que sólo coqueteó con Anahí.

El conductor aprovechó para preguntarle si era verdad que había tenido un romance con la cantante española Natalia Jiménez.

camil-natalia.jpg
Camil niega que tuvo un romance con Natalia Jiménez.

“Amo a Natalia, me cae muy ca$%& de bien”, respondió. Pero ante la insistencia de si habían andado o no, Camil recalcó: “¡Claro que no, güey!, ¡nunca!”.

 
Publicidad
Publicidad