Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Erik Rubín confiesa por qué prefirió a Pau Rubio como novia y no a Ale Guzmán

Erik Rubín reconoce que es el causante de la la rivalidad entre Paulina Rubio y Alejandra Guzmán
martes 21 septiembre 2021
ale-erik-pau.jpg
Alejandra Guzmán, Erik Rubín y Paulina Rubio.

Erik Rubín, como sus fans, aún tiene presente la rivalidad que, en los años 90, hubo entre Paulina Rubio y Alejandra Guzmán. De hecho, según él, fue por su culpa que ambas cantantes fueron enemigas durante años y se dedicaron las canciones “Mío” y “Hey, güera", respectivamente.

Publicidad

El músico reconoce que andaba con las dos al mismo tiempo y no se decidía por ninguna. "Lo que pasa es que andaba con Alejandra. Había tenido algo que ver con Paulina, pero después empecé a andar con Alejandra y le puse pausa a lo de Paulina. Después terminé con Alejandra y regresé con Paulina”, contó a Ventaneando.

Finalmente, Erik Rubín decidió darse una oportunidad con Paulina, con quien trabajaba en el grupo Timbiriche.

"Creo que también tuvo que ver la convivencia porque con Paulina estaba de viaje todo el tiempo. Era muy difícil, ya que había habido chispa, despegarnos y ahí fue donde nos dimos cuenta de que iba a ser muy complicado (separarnos) y decidimos estar juntos".

Publicidad

Erik Rubín dice que fue muy afortunado al haber sido novio también de Thalía, pero lo que más agradece es haber encontrado en su camino a su actual esposa, Andrea Legarreta, con quien lleva 21 años de casado y con la que tiene dos hijas en común, Mía y Nina.

andrea-legarreta-erik.jpg
"Si en aquel entonces probó, tomó, hizo o deshizo, pues es su bronca, no estaba yo ahí, a mí no me pintó el cuerno, a mí no me engañó, o por lo menos que yo me haya enterado”, asegura Andrea Legarreta.

“(Con Andrea) hubo una conexión importante. Creo que los dos queríamos lo mismo. Nos encontramos en un momento en el cual, aunque nos conocíamos, en ese momento de nuestras vidas queríamos lo mismo. Fuimos muy trasparentes; ella me abrió su historial, yo el mío, y ahí fue donde me di cuenta de que no iba a descubrir, a encontrarme nada más adelante, porque me había abierto su corazón y yo el mío”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad