Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Con su llegada a los Oscar, Marina de Tavira cumple el sueño de su bisabuela

La vena artística le viene de familia por partida doble.
jueves 21 febrero 2019
Marina-Tavira-Abuela-Josefina-Sendra-Servitje.jpg
Bisabuela y nieta, Josefina Sendra de Servitje y Marina de Tavira Servitje.

Era una mañana fría. El ruido de la ciudad comenzó a despertar como sucede a diario en la Ciudad de México. Ese martes 22 de enero será una fecha inolvidable en la memoria de la actriz mexicana Marina de Tavira , pues ese día se dieron a conocer las nominaciones de los premios Oscar y la actriz que participó en la cinta Roma, dirigida por Alfonso Cuarón , estaba al pendiente de ellas pues esperaba que la película recibiera varias menciones, pero eso sí, ella no esperaba figurar en estas.

Netflix "Roma" Premiere
Aquí Marina en la premier de la cinta Roma en Hollywood, California, en diciembre pasado.
Publicidad

Cuando se dieron a conocer las nominadas y mencionaron su nombre fue un momento indescriptible.
"Yo estaba en mi cama, lo vi y entonces corrí a despertar a mi hijo, le dije 'Estoy nominada', me dijo '¿La película?' y le respondí 'No, yo ¡Yo estoy nominada!'. Creo que nunca había llorado con esta intensidad", dijo a un conocido diario de México.

Marina-Tavira-Oscares-cumple-sueño-abuela5.jpg
Josefina Sendra, abuela de Marina, cuando tenía 15 años en España en 1907.

Por las venas de Marina corren dos talentos muy importantes heredados por su familia, los negocios y el arte. Y sí, es sobrina del director de teatro Luis de Tavira y de la actriz Rosa María Bianchi, pero también hay un antepasado suyo del que no se ha hablado hasta ahora y que desvelamos en Quién: Su bisabuela materna, Josefina Sendra de Servitje.

Marina-Tavira-Oscares-cumple-sueño-abuela3.jpg
Josefina Sendra de Servitje fue una mujer fuera de época que soñaba con ser estrella de grandes escenarios.

“Mi madre era alegre y desenvuelta. Tenía grandes aspiraciones y siempre se sintió contenida, frustrada ante la vida que vivía. Deseaba llegar a los grandes escenarios”, así describía a su madre don Lorenzo Servitje, fundador de Bimbo.
Josefina, o Pepita como la llamaban de cariño en su familia, fue una mujer que nació fuera de época, que soñaba con ser artista, con tener una carrera propia por la que luchar, donde sólo fuera ella y no tener un apellido heredero de un esposo de quien depender.
Pepita era una mujer cariñosa, enérgica, decidida y emprendedora. No se doblegaba ante nada ni nadie.
Una morena con una belleza especial que siempre soñó con ser artista y se la pasaba cantando “La dona é mobile” o “Torna a Sorrento”.

Marina-Tavira-Oscares-cumple-sueño-abuela4.jpg
Juan Servitje y Josefina Sendra el día de su boda, el 2 de agosto de 1916.

Pero a principios del siglo pasado eran otros tiempos en los que la mujer no figuraba ni podía tener metas propias. Al final, el 2 de agosto de 1916, en la capilla de Arantzazú, en la iglesia de San Felipe de Jesús en la Ciudad de México, unió su vida a Juan Servitje, aquel pretendiente panadero que la había cortejado durante dos años seguidos. Él tenía 33 y ella 24.
La vida tenía otra misión más noble y menos glamurosa para Pepita que el estrellato: cuidar de su esposo e hijos.

91st Oscars Nominee Champagne Tea Reception
Éste es el gran fin de semana de Marina de Tavira.

Hoy Marina de Tavira Servitje cumple el sueño heredado de su bisabuela que hubiera dado todo por estar en el lugar de ella. Su nieta ha superado por mucho las expectativas con las que Pepita Sendra fantaseaba en su juventud.
Desde donde estén, seguro que hoy don Lorenzo y Pepita acompañan a Marina en este gran día para ella y para México.

Publicidad