Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El hijo de Alejandro Sanz, todo un políglota a sus 3 años

A través de su cuenta de Instagram, la esposa del cantante, Raquel Perera, presumió las habilidades de su hijo mayor a la hora de aprender idiomas difíciles.
viernes 17 marzo 2017
Alejandro Sanz
Alejandro Sanz Alejandro Sanz.

Aunque desde su boda con Alejandro Sanz ha tratado de mantenerse en un discreto segundo plano, la guapa Raquel Perera cuenta con un perfil de Instagram que, ahora, le ha dado la oportunidad de presumir abiertamente las habilidades de su hijo Dylan -el primer hijo de su matrimonio con el cantante- a la hora de hablar idiomas tan complejos como el chino, árabe y el ruso.

Tanto es así, que Raquel ha querido compartir con todos sus seguidores varios vídeos que retratan a Dylan en el año 2014 hablando con fluidez en ambas lenguas, grabaciones que además de resultar, cuando menos, sorprendentes, le han servido para argumentar su convicción de que la educación temprana es fundamental para sacar el máximo partido al potencial de los niños.

Publicidad

"Sus comienzos en chino", se lee en el título del primero de los tres videos. Ahí se ve al pequeño en su guardería y dirigiéndose con total naturalidad en mandarín a las cuidadoras del centro. En el segundo de ellos, que presenta una descripción similar -"Sus comienzos en ruso"- el pequeño hace gala de unos conocimientos igualmente avanzados en relación con la lengua rusa. Y por si esto fuera poco, también presume a su hijo hablando árabe en 2015.

Notas relacionadas:

Por el momento, y como se desprende de lo revelado por su propia madre, el tercero de los cuatro retoños de Alejandro Sanz -padre también de Alma con la propia Raquel, así como de Manuela y Alexander, fruto de sus extintas relaciones con la modelo Jaydy Michel y la diseñadora Valeria Rivera, respectivamente- habla cuatro idiomas, español e inglés incluidos, y ha demostrado que con solo seis años ya ha dado a su famoso padre razones de sobra para estar orgulloso de su rendimiento escolar.

Por si eso no fuera suficiente, el cantautor madrileño ya dejó patente el año pasado que, además de ser un aventajado alumno en lo que al aprendizaje de idiomas se refiere, Dylan también ha desarrollado a lo largo de poco más de un lustro de vida una sensibilidad hacia la música similar a la de su afamado padre, al participar como corista en uno de los temas de su último disco, Sirope, y acompañándole incluso en el escenario de uno de los conciertos de la gira homónima en la que estuvo inmerso el artista a lo largo de 2016.

Publicidad