Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Papa en Irak, las implicaciones del líder católico en tierras árabes y kurdas

Más allá de las tensiones políticas y religiosas en un país todavía desolado por la guerra, la visita del pontífice a Mesopotamia genera tensiones internacionales por brotes masivos de Covid-19.
viernes 05 marzo 2021
cq5dam.thumbnail.cropped.750.422.jpeg
El Papa junto al Primer Ministro de Iraq, el Señor Mustafa Abdellatif Mshatat, en la sala VIP del aeropuerto.

Es su viaje internacional número 33; el primero de un líder mundial de la iglesia católica a tierras iraquíes, y se realiza en medio de una de las crisis sanitarias más grandes de la historia.

Hasta ahora los viajes apostólicos, como se les llaman a las jornadas religiosas del Papa Francisco, habían sido sólo en tierras italianas, pues desde principios del año pasado, por inicios de la pandemia, las salidas internacionales habían sido suspendidas.

Publicidad

Fue a finales de 2019 que el Papa Francisco viajó por última vez fuera de Italia. Fue a Tailandia y Japón, donde saludó a miles de católicos asiáticos que viven en países predominantemente budistas y pacíficos.

En Irak el panorama es distinto, sobre todo por las condiciones sanitarias en un país del que no se sabe mucho de la atención ciudadana en contra del Covid 19.

Este viernes 5 marzo, en punto de las 7:00 de la mañana, hora de Roma, el santo padre salió de la capital italiana en un vuelo directo a Bagdad, donde tuvo un recibimiento oficial, digno de cualquier visita internacional en años anteriores.

Fue recibido por el ministro, Mustafa Al-Kadhimi, en una de las salas VIP del aeropuerto internacional de la capital iraquí. La ceremonia oficial de bienvenida se realizó en el Palacio Presidencial, previo a la llamada visita de cortesía con el presidente de la nación árabe, Barham Salih.

Publicidad

En su viaje más anhelado y esperado, como ha declarado en ocasiones anteriores, el Papa recordó el sufrimiento del pueblo iraquí, afectado por guerras y terrorismo. "Conflictos sectarios basados a menudo en un fundamentalismo que no puede aceptar la pacífica convivencia de varios grupos étnicos y religiosos, de ideas y culturas diversas.

"Todo esto ha traído muerte, destrucción, ruinas todavía visibles, y no sólo a nivel material: los daños son aún más profundos si se piensa en las heridas del corazón de muchas personas y comunidades, que necesitarán años para sanar", dijo en uno de sus primeros discursos en tierras kurdas.

Todas las actividades se realizaron en aparente sana distancia y con las medidas necesarias en cuidados sanitarios, salvo algunos espectáculos como bailes e interpretaciones musicales con orquestas locales, realizados en honor al visitante de origen argentino.

Fue en los salones del mismo Palacio Presidencial, también llamado Palacio Republicano (uno de los lugares favoritos de Saddam Hussein), donde el Papa Francisco sostuvo encuentros con autoridades y representantes de la sociedad civil y cuerpos diplomáticos iraquíes.

Publicidad

Más tarde se agendaron reuniones de corte religioso con obispos y sacerdotes, así como religiosas y seminaristas de la Catedral Sayidat al-Neja, de Nuestra Señora de la Salvación.

"La diversidad religiosa, cultural y étnica que ha caracterizado a la sociedad iraquí por milenios, es un recurso valioso para aprovechar, no un obstáculo a eliminar", dijo en su último discurso del día.

B4aHjPgr.jpeg
En el marco de su viaje apostólico a Iraq, el Papa se reunió con los obispos, los sacerdotes, religiosos, seminaristas y catequistas de este país en la catedral siro-católica de Sayidat Al-Nejat (Nuestra Señora de la Salvación).

La agenda pactada abarca hasta el lunes 8 de marzo e incluye actividades en ciudades como Nayaf, Nasiriya, Erbil y Mosul, donde sostendrá visitas y reuniones oficiales con el Gran Ayatolá Sayyid Ali Al-Husein Al-Sistani, el presidente de la Región Autónoma del Kurdistán iraquí y el Primer Ministro de la Región Autónoma del Kurdistán.

Publicidad
Publicidad