Angélica Rivera
se desahoga
Alberto Tavira
Lunes 29 de junio de 2009 a las 14:55
Ésta es la primera vez que habla de los motivos de su rompimiento con su ex esposo, José Alberto El Güero Castro, así como de la polémica que se ha desatado por la anulación del matrimonio.

 

Angélica Rivera
Documento que constata que el matrimonio religioso de Angélica Rivera y El Güero Castro está anulado. (Foto: Revista Quién)

Angélica Rivera
Su boda del 11 de diciembre de 2004 no tiene validez, según la Arquidiócesis Primada de México. (Foto: Revista Quién

¿Si todavía no hay planes de boda entre Peña Nieto y tú, para qué quisiste anular tu matrimonio con El Güero Castro?
Porque cuando José Alberto me pidió el divorcio (se disolvió de común acuerdo), mi decisión fue quedar totalmente libre. Sobre todo por cómo se había llevado toda esta situación. Si yo hubiera salido de mi casa a los 20 años, vestida de blanco, con un hombre que hubiera querido casarse conmigo para después tener hijos, probablemente nunca hubiera pedido la anulación de mi matrimonio.

¿Por qué tardaron tanto en casarse tú y José Alberto Castro?
Después de 14 años de insistir en casarme por la ley y por la Iglesia, José Alberto no me quería complacer porque no era su ideología y siempre me lo dijo: “Güera, yo no creo en el matrimonio”. Es algo que a mí siempre me pesó y me dolió, porque a mis dos hijas mayores les hacían comentarios en la escuela debido a que habían nacido fuera del matrimonio. Conforme fueron creciendo las niñas me di cuenta que no era bueno estar así. Finalmente él accedió a casarse conmigo.

¿Qué no se ha dicho de tu matrimonio con El Güero Castro?
Hay algo que nunca he dicho y te lo voy a decir: José Alberto y yo nos separamos hace mucho tiempo. Encontramos que los dos teníamos proyectos de vida totalmente diferentes y llegó un momento que ya no pudimos seguir. Luché toda mi vida por casarme, en una iglesia, vestida de novia y que la cola me arrastrara. Él, después de 14 años decidió casarse conmigo. Para mí ya era como que me estaba haciendo un favor. La vida me fue llevando a que yo ya no pudiera con la manera de ser y de pensar de él, así que a la larga me llegó a pesar que no tuviéramos ese mismo proyecto de vida.

"El día que me casé con El Güero Castro, ése día me divorcié por algo que sucedió entre él y yo después de la boda."

¿Fue una separación dolorosa?
Sí, como no. Cuando uno lucha por tantos años en tener una casa, unas hijas y esa pareja... (se le entrecorta la voz y suelta unas lágrimas) y te das cuenta que esa pareja no tiene el mismo amor por esa vida, duele. Y no es que me duela ahora, sino lo que me duele es no haberme dado cuenta desde un principio de que éramos diferentes. El día que me casé con El Güero Castro, ése día me divorcié por algo que sucedió entre él y yo después de la boda. Pero eso sólo lo saben mis hijas y yo me lo voy a llevar a la tumba.

¿Cuál fue exactamente el problema que hubo con tu boda?
El padre que nos iba a casar el 11 de diciembre en Acapulco, nos pidió que fuéramos a la iglesia de Nuestra Señora de Fátima el 2 de diciembre a firmar un documento, con dos testigos cada quien, donde supuestamente yo quedaba casada por la Iglesia. Él nos explicó que ese papel lo necesitaba para la ceremonia en Acapulco. Viniendo de un padre, pensamos que nos estaba ayudando. Después de mi divorcio civil, pedí la anulación de mi matrimonio por la Iglesia y hasta entonces me enteré de que la Iglesia no puede hacer válido el supuesto matrimonio de la iglesia de Fátima porque no se corrieron amonestaciones, en la ceremonia del 2 de diciembre no hubo anillo, no hubo lazo y, por si fuera poco, el padre de la iglesia de Fátima que firmó el acta no tenía permiso para celebrar el sacramento. Por eso la Arquidiócesis Primada de México lo resolvió como una “falta de forma canónica”, pero la verdad fue un error nuestro porque no sabíamos que se podía presentar esta situación.  

 

ENCUENTRA SU NIDO

LOS HIJOS: PRUEBA SUPERADA

ES AVE NOCTURNA

¿UNA RELACIÓN FICTICIA?