Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Historias

William y Harry, Carlos y Andrés: Entre hermanos royal también hay rivalidades

Aunque seguramente mucho de lo que pasa entre familias reales se queda en palacio, hay desencuentros que llegan a oídos del público.
viernes 08 abril 2022
Diana, Princess Of Wales Statue Unveiling At Kensington Palace
William y Harry en los jardines del Palacio de Kensington, donde fue develada una estatua de la princesa Diana, en julio pasado.

Parte del propósito de la existencia de las familias reales es mostrar al mundo lo mejor de los países a los que representan: las tradiciones, los valores y la historia que los distinguen. Por esa razón, es raro que salgan a la luz conflictos entre sus miembros. Sin embargo, alguno que otro escapa a la confidencialidad de palacio, y es así como conocemos estas historias de rivalidad entre hermanos.

William y Harry

Los hermanos han mostrado un frente unido desde que tenemos memoria, especialmente después de la traumática experiencia que vivieron con la muerte de su madre, la princesa Diana, cuando sólo tenían 15 y 12 años. El tiempo no los separó, ni siquiera la relación entre William y Kate, al contrario: la pareja lo incluía en todos sus planes.

Con la llegada de Meghan Markle, el “trío dinámico” se separó, y se convirtió en lo que los medios llamaron el “Fab Four”, aunque se comenzó a percibir cierta distancia entre las parejas.

Supuestamente, William sugirió a Harry esperar un poco antes de casarse con Meghan, como él lo había hecho en su momento con Kate, cuestión que no agradó el lo más mínimo a su hermano menor.

Aunque no está confirmado, se cree que lo que terminó por “romper” a los hermanos fue la entrevista que los duques de Sussex dieron a Oprah Winfrey, en la que aseguraron que un miembro de la familia real había dicho comentarios racistas sobre Archie, el bebé de la pareja. Además, Meghan insinuó que Kate la había hecho llorar en algún punto durante los preparativos de su boda.

Los hermanos se encuentran distanciados desde entonces, a pesar de haberse encontrado en Londres en la develación de una estatua de la princesa Diana, aunque se cree que la relación es tensa, y seguramente esto no mejoró con la ausencia de Harry en el reciente homenaje al duque de Edimburgo.

Publicidad
Swedish State Visit to Copenhagen, Denmark - 09 May 2007
Federico y Joaquín de Dinamarca en mayo de 2007.

Federico y Joaquín de Dinamarca

El distanciamiento entre los hijos de la reina Margarita parece haber sido ocasionado por los desencuentros entre la princesa Mary, esposa del heredero Federico, y Marie, de su hermano menor, Joaquín.

Según fuentes cercanas a la Casa Real danesa, a Mary no le agrada el hecho de que Joaquín reciba una cantidad anual de alrededor de 800 mil dólares al año sólo por el hecho de ser príncipe, sin tener ninguna obligación que cumplir con la monarquía, mientras que el peso de los compromisos diarios recae en ella y su esposo, dado que Joaquín y Marie viven en París.

Según el Daily Mail, la princesa Marie, segunda esposa de Joaquín, dijo en entrevista al medio Se og Hor que la razón por la que permanecen en Francia no es “del todo suya”, generando especulaciones sobre la tensión entre ambas parejas. “Quiero que la gente sepa que no fue nuestra decisión”, dijo enfática.

 
WEDDING OF TIMOTHY KNATCHBULL AND ISABELLA NORMAN, WINCHESTER CATHEDRAL, BRITAIN - 1998
Isabel II y la princesa Margarita en 1998.

Isabel y Margarita

La rivalidad entre hermanos siempre es una posibilidad, pero ésta crece cuando se trata de una futura reina y de su hermana menor, quien siempre será princesa. Andrew Morton, famoso por su biografía de Diana de Gales, volteó la mirada a Isabel y Margarita, y en 2021 lanzó un libro titulado “El mundo íntimo de las hermanas Windsor”, en el que asegura que, si bien las hermanas formaron “un vínculo inseparable e intuitivo”, las cosas cambiaron cuando su padre se convirtió en rey, algo que no estaba previsto. Si antes eran “como hermanas gemelas”, las diferencias comenzaron a marcarse poco a poco.

“Había mucha envidia porque Margarita quien llamaba la atención, y adoraba ser el centro de ésta”, dijo Morton a Vogue.

Sin embargo, se sabe que Isabel y Margarita fueron grandes confidentes toda la vida, a pesar de sus personalidad que constantemente chocaban, aunque pasaban la mayor parte del tiempo separadas: la reina en Londres y Margarita, de viaje, casi siempre en su casa en Mustique.

En 2002, durante el funeral de su hermana menor, la reina lloró públicamente, algo que rara vez ha hecho.

 
Racergoers & Royals At Royal Ascot - Day 1
Andrés y Carlos en Royal Ascot, en 2006.

Carlos y Andrés

La rivalidad entre el futuro rey y su hermano menor, el tercer hijo de la reina Isabel y el duque de Edimburgo, viene desde la cuna. Es bien sabido que la monarca tiene una predilección por Andrés, que nació cuando ya era reina y estaba mucho más adaptada a sus responsabilidades, con un poco más de espacio para ejercer su maternidad.

Al contrario de Carlos, quien nació con el peso de la sucesión al trono sobre los hombros, Andrés tuvo muchas más libertades. El príncipe de Gales, se dice, se frustraba al saber las aventuras de su hermano, alejadas de los estrictos valores de la monarquía que con tanta fuerza se le habían inculcado.

En 2012, la distancia se hizo aún más grande. En un esfuerzo por “adelgazar” a la monarquía, Carlos logró que Andrés y sus hijas, las princesas Beatriz y Eugenia, no salieran al balcón del Palacio de Buckingham en las celebraciones del Jubileo de Diamante de la reina.

La enemistad fue evidente cuando, en 2019, se celebraron los 50 años de la investidura de Carlos como príncipe de Gales, a la que Andrés optó por no acudir, sin dar mayor explicación.

Con los recientes escándalos del príncipe Andrés, ligados a la demanda por abuso sexual de la que fue objeto, se cree que Carlos se siente preocupado por la cercanía de su madre y el “hermano problema”. Incluso, se dice que William y Kate irán a vivir a Windsor para pasar más tiempo cerca de ella y asegurarse de que Andrés, quien vive a pocos minutos de ahí, guarde distancia.

Publicidad