Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El Megxit pasa factura a la reina, cancela su agenda por problemas de salud

Tal parece que los escándalos no dan tregua a la reina, al grado de verse afectada en su salud.
viernes 24 enero 2020
Reina Isabel
La reina Isabel II se vio en la necesidad de posponer una de sus visitas, tras sufrir una gripa "leve".

Parecía que esta semana las cosas en la Corona Británica volverían poco a poco a la normalidad, pero no hay que cantar victoria, pues ahora ha trascendido que el Megxit podría haber cobrado factura a la reina Isabel II, quien tuvo que cancelar su agenda por problemas de salud.

De acuerdo con la periodista experta en realeza Rebecca English, el Palacio de Buckingham le informó que la monarca presentó una gripa leve, motivo por el que su visita al Instituto de mujeres en Sandringham tuvo que ser pospuesta hasta nuevo aviso.

Publicidad

"The Queen se retiró de su visita anual a la reunión del Sandringham Women's Institute hoy. El Palacio de Buckingham me dice que sufre un leve resfriado", escribió la experta en su cuenta de Twitter.

Aunque no se ha confirmado que así sea, existe la posibilidad de que esta recaída en la salud de la reina se deba a todos los descontentos que ha sobrellevado en las últimas semanas, incluso meses. Por ejemplo, la separación de Meghan Markle y el príncipe Harry de la familia real sin previo aviso y su rápida mudanza a Canadá.

Publicidad

Por otro lado, otro tema que la ha tenido en jaque es la amistad de su hijo, el príncipe Andrés, con el fallecido empresario Jeffrey Epstein, quien fue acusado de explotación sexual a menores de edad y encontrado muerto en su celda tras su arresto.

Cabe mencionar que la reina no es la única integrante de la familia que se ha visto afectada en temas de salud. Casi a finales de diciembre del año pasado, el duque de Edimburgo fue ingresado a un hospital de Londres. En ese momento trascendió que se trató de una acción preventiva. Estuvo bajo observación y tratamiento de "un problema ya existente", aunque el palacio de Buckingham no especificó de qué se trataba.

Publicidad
Publicidad