Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

  • landscape_hair_mitos.jpg
  • 4_the_ned.jpg
  • Harry Potter

La princesa Marta Luisa de Noruega anuncia noviazgo con un chamán

Además de ser pareja, ambos trabajan juntos dando conferencias de superación personal
PRINCESAyCHAMAN.jpg
El chamán Shaman Durek y la princesa Marta Luisa de Noruega.

Parece el guión digno de cualquier cuento de hadas, pero esta vez se trata de una historia de la vida real: una princesa se enamoró de un chamán.

Se trata de Marta Luisa de Noruega, hija del rey Harald de Noruega, quien después de pasar varios días sola luego de un divorcio, encontró al amor de su vida nada menos que en un guía espiritual. Esta historia la contó ella misma a través de sus redes sociales.

Publicidad

“Cuando encuentras a tu alma gemela , simplemente lo sabes. Y yo he tenido la suerte de haber conocido a la mía… Me ha hecho darme cuenta de que el amor incondicional existe en este planeta… Me siento feliz y bendecida por que es mi novio… Nadie tiene derecho a juzgarme. No he elegido a mi hombre para satisfacer a ninguno de ustedes o a las normas establecidas, sino que lo he hecho por amor, y eso es todo”, fue parte del mensaje que escribió en Instagram junto a la foto con la que destapó su relación.

La historia de amor

Para contar cómo es que Cupido los flechó, comenzaremos por decir que cuando tenía 30 años, el ex actor estadounidense Shaman Durek (ahora de 44) tuvo un grave problema de salud, tan fuerte que estuvo muerto durante unos minutos. Al volver, supo que su destino era convertirse en líder espiritual, que es hasta ahora.

Entre sus más fieles seguidores están varias celebrities, como Gwyneth Paltrow y la propia Marta Luisa, que justo así es como lo conoció.

Tiempo después se enamoraron y ahora hasta dan conferencias juntos bajo el título “La princesa y el chamán”.

Marta Luisa se divorció hace tres años del escritor Ari Behn, con quien tuvo tres hijos, Maud Angelica (de 16 años), Leah Isadora (de 12) y Emma Talulah (de 11). Antes de casarse con él, ya había renunciado a varias cosas: su estatus de princesa, sus derechos dinámicos e incluso al título de “su Alteza Real”. Y justo eso lo hizo pues quería llevar una vida normal.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad