Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

royal_baby_new_mobile.jpg
Publicidad

Nuestras Historias

  • Toy Story
  • titulo_1.jpg
  • The Duke & Duchess Of Sussex Pose With Their Newborn Son

Esperando a Harry. Así fue el embarazo de la princesa Diana.

Nauseas matutinas, nuevo peinado, además de una estrecha relación con Carlos, así fue el embarazo de Lady Di, mientras que Meghan sufre de jet lag.
unnamed-11.jpg
Diana y el príncipe Harry a los pocos dias de nacido.

La llegada de Harry a la vida de los príncipes Diana y Carlos de Inglaterra fue una montaña rusa de emociones, desde la felicidad compartida por esperar su segundo hijo hasta la guerra fría que empezó entre ellos tras su nacimiento.
A principios del mes de enero de 1984, y sin saber todavía que estaba emabrazada, la princesa Diana se fue a esquiar con el príncipe Carlos a Vaduz, Liechtenstein, donde la prensa pudo fotografiarlos subiendo varias veces la montaña en el lift.

PRINCESA-DIANA-EMBARAZADA-HARRY1.jpg
Carlos y Diana en enero de 1984 esquiando en Liechtenstein.
Publicidad

Al verla esquiar, nadie sospechó que Diana estuviera embarazada; de haberlo sabido, no se hubiera animado a practicar un deporte que es casi prohibitivo en su estado. Muy probablemente días después supo de la buena noticia.
Años más tarde, Diana contó que Carlos y ella vivieron su mejor época en los meses previos al nacimiento de Harry. Mantuvieron una relación muy estrecha y llena de cariño que se puede confirmar por la cantidad de imágenes tomadas en aquellos días. Fue un excelente momento para la pareja; sin embargo, todo cambió al nacer el príncipe.

PRINCESA-DIANA-EMBARAZADA-HARRY4jpg.jpg
Tres días antes del anuncio del segundo embarazo de Diana, viajó a Noruega donde se encontró con el rey Haralad y su familia.

La mejor prueba de lo anterior quedó constatada por el día en que eligieron para dar a conocer la llegada de su segundo hijo: el 14 de febrero, Día de los Enamorados; en esa fecha el Palacio de Kensington anunció públicamente la buena nueva.

Achaques y estilo muy reales
Diana, al igual que en su primer embarazo, sufrió de muchas náuseas, incluso a lo largo de todo el día, pues los malestares no la dejaban. En las fotografías tomadas en aquellos meses se puede ver a la princesa mareada y con gesto cansado, pero igual cumplía con sus obligaciones con la mejor de sus sonrisas.

PRINCESA-DIANA-EMBARAZADA-HARRY2.jpg
Diana en las carreras de Ascot en junio de 1984.

En su segundo embarazo, Diana dio un giro importante a su look premamá. Cuando esperaba al príncipe William, lució prendas más holgadas, características de la ropa de maternidad de aquella época en la que básicamente eran batas oversized en diferentes colores, pero en la espera de Harry, la princesa llevó piezas más ajustadas, algo que en definitiva le aportó más estilo. En vez de acentuar su estado, lo disimuló, y el resultado fue favorecedor.

PRINCESA-DIANA-EMBARAZADA-HARRY9.jpg
A diferencia de su primer embarazo, Diana llevó outfits más ajustados y favorecedores.

Se sabe que el cambio hormonal de las futuras mamás hace que se les vea el pelo mucho más brillante y pesado de lo normal, se cae menos y cambia la textura, por lo que el chino puede volverse lacio. Algo similar le sucedió a Diana, ya que durante su segundo embarazo fue la época en la que más largo, lacio y abundante lo tuvo. Le quedaba realmente bien y solía sujetarlo con uno o dos broches.

La dulce espera que terminó con sabor amargo
Poco menos de un mes antes de dar a luz, el 20 de agosto de 1984, mientras la familia disfrutaba de sus vacaciones de verano en Balmoral, se avisó a la princesa que su querido tío lord Fermoy había muerto, por lo que la sonrisa que mantuvo todo ese tiempo se convirtió en un gesto triste por la
inesperada pérdida.
El príncipe Harry Charles Albert David nació el sábado 15 de septiembre de 1984 en el mismo lugar en que nació su hermano mayor, el príncipe William, el Hospital St. Mary, en Paddington, y pesó 6 libras 14 onzas.

PRINCESA-DIANA-EMBARAZADA-HARRY5.jpg
Poco antes del nacimiento de Harry, fue una muy buena época para la pareja, quizá.

Años después se supo que la sombra de Camila pesó nuevamente en el matrimonio de Carlos y Diana, y fue evidente el día que Lady Di salió del hospital con el pequeño Harry: su esposo apenas le dirigió la mirada mientras ella sostenía al bebé en brazos. En unas grabaciones hechas en 1992 por la propia princesa para su biógrafo, Andrew Morton, contó la triste reacción de Carlos cuando supo que había tenido un niño: “Oh, Dios. ¡Es un niño! Y encima tiene el pelo rojo”. En realidad él quería una niña.

unnamPRINCESA-DIANA-EMBARAZADA-HARRY7jpg.jpg
Tres días después del nacimiento de Harry, el 17 de septiembre, Diana salió con su hijo en brazos y acompaña de un distante Carlos.

También Diana recordó lo unidos que se sintieron antes de que Camila volviera a sus vidas, “Carlos y yo estuvimos muy, muy unidos las semanas anteriores al nacimiento de Harry; más de lo que estuvimos nunca y llegaríamos a estar. Entonces, de repente, nació Harry y todo se vino abajo en nuestro matrimonio. Todo lo que habíamos conseguido construir se derrumbó”.
Lo más duro de esta historia fue cuando Harry, ya más grande, supo la verdad que rodeó su nacimiento.
Ahora que ha llegado el turno de convertirse en padre por primera vez hemos visto a un Harry ilusionado y enamorado de su esposa, Meghan Markle. Sin duda ha vivido con gran emoción la llegada de su primogénito, algo que hubiera hecho muy feliz a su madre.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad