Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El sorprendente combustible que utiliza el príncipe Carlos en su auto

Su Alteza pidió una alternativa de combustible respetuosa con el medio ambiente: vino.
martes 20 noviembre 2018
El príncipe Carlos desempeñará su trabajo de ensueño
Por esta razón el príncipe volverá a trabajar en su empleo soñado.

Es sabido que el príncipe Carlos siempre ha sido un amante de los autos, en especial de los que son amigables con el medio ambiente. Por eso uno de sus favoritos, de acuerdo con The Telegraph, el Aston Martin Volante, que maneja desde que tenía 21 años, ahora funciona completamente con el excedente de vino inglés.

Y es que el príncipe de Gales también ha sido defensor de las prácticas sostenibles, así que insistió a los ingenieros de Aston para que encontraran una alternativa de gasolina que fuera más respetuosa con la naturaleza que los combustibles fósiles. La solución que encontraron fue el vino, lo que dejo muy satisfecho a Su Alteza, pues declaró que "funciona mejor y es más poderoso que con gasolina. Además, huele delicioso mientras conduces", declaró para el diario.

Publicidad
El príncipe Carlos tiene un auto que funciona con vino
El príncipe Carlos tiene un auto que funciona con vino

La preocupación del príncipe Carlos por el medio ambiente también eligió el Jaguar I-Pace como el primer auto eléctrico de la familia Real. La primera vez que llegó en este vehículo fue a un evento de beneficio de la Asociación Children & the Arts charity en el Royal Albert Hall. Bromeó sobre el automóvil Loire Blue de 60 mil euros al llamarlo "silencioso pero mortal", pues una sola carga podría llevarlos de Clarence House a la casa de Highgrove en Gloucestershire sin parar; aunque por el momento sólo lo use para actos oficiales en Londres.

Por otra parte, los autos no son la única preocupación de la realeza, ya que el príncipe también ha hablado en varias ocasiones de la guerra contra el plástico. Por ejemplo, ante la International Sustainability Unit de la Academia británica afirmó que "en los últimos años, la conciencia y la ciencia sobre los impactos negativos de los desechos plásticos en nuestro océano han aumentado significativamente. La pesadilla es de ocho millones de toneladas de plástico que entran al océano cada año y esto empeora en lugar de mejorar. No podemos, de hecho no debemos, permitir que esta situación continúe".

Publicidad
Publicidad