Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Revelan de qué manera Harry "rompió" el protocolo en su boda

Según la tradición esta acción pudo costarles el matrimonio, aunque ya vimos que los duques de Sussex se encuentran más felices que nunca.
sábado 27 octubre 2018
Boda Meghan Harry
El príncipe Harry y Meghan Markle se casaron en Windsor.

Aunque ya han pasado cinco meses desde que el príncipe Harry y Meghan Markle llegaron al altar, se ha dado a conocer una nueva revelación de ese día. Todo apunta a que el hijo menor de Lady Di rompió el protocolo y según la tradición, eso les pudo costar el mismo matrimonio.

Luego de que abriera sus puertas la exposición en Windsor que muestra los outfits que llevaron el gran día de su boda, trascendió que Harry habría roto con una de las tradiciones más importantes no solo en la realeza sino hasta en los simples mortales. Nos referimos a ver antes lo que llevará puesto la novia en su gran enlace.

Publicidad

Por suerte no se trató exactamente de haya visto el vestido pero sí una pieza fundamental del look que eligió Meghan . Se trata de la tiara con la que le dio el sí a Harry. De acuerdo con una entrevista que es parte de la exposición, la ex actriz relata cómo ocurrieron las cosas.

“Cuando llegó el momento de elegir la tiara, tuve la inmensa fortuna de que Harry me acompañara al Palacio de Buckingham para tener una reunión con la reina que me había ofrecido la oportunidad de elegir entre varias opciones de su propiedad. Como se podrán imaginar ese día fue surrealista”, así lo expresó la futura madre.

Después de mostrarle una gran variedad de opciones, Meghan se inclinó por una que perteneció a María de Teck, esposa de Jorge V porque le pareció ideal su diseño. Por cierto, Harry estuvo presente en ese momento y también compartió su experiencia al respecto.

“El sueño de cualquier mujer es poder probarse una tiara y curiosamente, esa era la que mejor te quedaba cuando lo hiciste. No había duda de que esa era perfecta”, aseguró el príncipe.

A pesar de que pareciera que ambos lo hicieron un acto de rebeldía o modernidad a los protocolos reales, el ahora duque de Sussex estaba muy consciente de lo que había hecho y de que tenía toda la autorización de la reina para hacerlo. Sin embargo, para este momento es posible que Meghan incluso lo recuerde como una gran experiencia y no como una superstición.

“Sé que no debí estar ahí contigo cuando la elegiste, pero mi abuela me dio permiso, lo que me pareció muy dulce de su parte”, indicó el futuro padre.

Publicidad
Publicidad