Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Este es el episodio que nos hizo ver a Lady Di como simplemente Diana

En la última entrevista que otorgó la princesa de Gales a un medio de comunicación, dejó a un lado su capa de realeza y mostró su lado más vulnerable.
Princesa Diana
Princesa Diana Diana durante la entrevista que dio a la BBC en 1995.

“Su Alteza Real, muchas gracias.” Con esta frase termina la conversación entre el entrevistador Martin Bashir y Diana, princesa de Gales. La primera ocasión en que el rostro más fotografiado de la monarquía británica, declaraba ante un medio de comunicación sobre las complicaciones de su matrimonio con el príncipe Carlos, la postura de la casa Windsor ante el caso, los problemas de autoestima a los que se enfrentó y otros polémicos temas. Todo ante un expectante auditorio de más de 23 millones de personas.

El 20 de noviembre de 1995, Diana recibió en el palacio de Kensington al presentador de Panorama, un programa televisivo de la cadena BBC, para dar respuestas y aclarar algunos de los rumores que inundaron las portadas de medios locales e internacionales desde que se hizo público que el cuento de hadas que comenzó en 1981.

Publicidad

"¿Estaba preparada para la presión que implicaba formar parte de la Familia Real?". Es la primera pregunta que Bashir lanza a una Diana serena, con un semblante poco expresivo y con los ojos atentos en su interlocutor. Vestida con un traje formal color negro, respira profundo y se dispone a dar la respuesta: “A la edad de 19 años, uno cree que está preparado para todo y sabe exactamente lo que va a ocurrir.”

No hay demasiadas pausas entre preguntas y respuestas, Diana ataca con precisión a los cuestionamientos. Habla de la presión que sentía en sus hombros al ser el rostro más mediático de la familia real, de cómo su relación con los medios se tornó hostil e invasiva a lo largo de 15 años y de su deseo por rescatar el matrimonio pues no quería repetir la historia de divorcio de sus padres. También se define a sí misma como una mujer fuerte y compara sus etapas de sufrimiento y debilidad con las de cualquier persona.

Diana de Gales
Martín Bashir en entrevista con la princesa Diana.

A continuación con la entrevista, Diana pone las cosas claras respecto a su relación con el resto de los miembros de la Casa Real sin señalar nombres particulares. “Me ven como una amenaza. Estoy aquí para hacer el bien. Yo no soy una persona destructiva.”

Basados en su desapego a los protocolos generales de la realeza, algunos rumores que circulaban en la opinión pública de la época, apuntaban a la intención de Diana por destruir la monarquía. En este sentido su postura fue puntual: "¿Por qué iba a destruir algo que es el futuro de mis hijos?".

Mostró su deseo por una monarquía que apostara a la comprensión por las emociones de la gente . A la pregunta de Martin sobre si creía que ella debería ser reina, su respuesta fue contundente y negativa. Sin embargo, agrega: “Me gustaría ser reina en los corazones de las personas. Yo no me veo siendo reina de este país”.

En palacio, no recibieron bien estas declaraciones, las cuales fueron cruciales en las decisiones posteriores sobre el proceso de separación de los príncipes. Se limitaron sus actividades públicas, incluso las altruistas, hasta el anunció formal del acuerdo de divorcio en 1996. La Princesa de Gales, se convirtió en Diana.

Esta serie de declaraciones se consideran la respuesta de la Princesa al libro de Jonathan Dimbledy publicado un año antes, en el cual Carlos de Gales declara abiertamente su relación extramarital con Camila Parker Bowels, personaje que también aparece en esta icónica entrevista: “Éramos tres en este matrimonio, eso es una multitud.”

La aceptación pública de su depresión postparto, los episodios de bulimia, sus intenciones de suicidio y el reconocer su amorío con el mayor de caballería James Hewitt, fueron algunos de los tópicos de esta, una de las conversaciones más comentadas del fin de siglo. Un contraste con la imagen pública que se construyó de Diana con base en su espontaneidad y encanto que lograron darle un toque fresco a la corona.

Hacia el cierre de la conversación, “La Princesa del Pueblo” declara: “Me siento aquí con esperanza de un futuro por delante, un futuro para mi marido, un futuro para mí y el futuro de la monarquía.” Esta es una de la últimas declaraciones de Diana antes de su muerte, cuando el auto en que viajaba chocó mientras huía de los paparazzis en las calles de París el 31 de agosto de 1997.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad