Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#PaolaAlbarrán: Visitar a la locura para regresar a la cordura

¿Cuántas veces es necesario romper rutina, hacer un corte, un alto y entonces regresar en lo que debemos de estar? Regresar para estar presentes y no en automático es el consejo de Paola Albarrán.
jueves 19 agosto 2021
paola-albarran
Paola Albarrán: visitar la locura para regresar a la cordura

Existen ese tipo de personas mágicas, aquellas que te empujan de un acantilado y te avientan hacia la locura, ellos que no piden permiso (algunos piden perdón) y son disruptores de rutina que ponen un alto al piloto en automático en el que sin darnos cuenta vamos navegando.

¡Qué sano y qué necesario es romper el equilibrio de vez en cuando! Sobre todo en episodios cortos donde puedas soltar el control y dejar a un lado la enorme lápida del “deber ser” que aplasta cualquier iniciativa y aniquila la espontaneidad. Aniquila la vida, sigilosamente.

Publicidad

Hay quienes te invitan a la locura para regresar a la cordura y así puedas volver a mirarte en un espejo, reconocerte y encontrarte, entre esas bocanadas de aire fresco y carcajada limpias, de esas risas que emborrachan, que te envuelven y te elevan.

Son esas cosas que no necesitan mucha explicación para quien realmente lo quiera entender. Que no hay lógica que atrape a esa alma que se quiere rebelar y poder volar sin disfraz. Simplemente tienes que escuchar con atención y hacer sinergia con otro que busque la misma razón.

paola-albarran
De la locura a la cordura

Hay quienes protegen tus estrellas; y se encargan de nutrirlas para que no dejen de brillar y puedan seguir su curso natural. Que se dedican a decirte “sí” y a hacerte sentir tan ligero que entonces puedas caminar kilómetros con los tacones sin que te canses. Son quienes te ayudan a vaciar la maleta y llevar lo indispensable, pues viajar ligero, es de lo más disfrutable.

Hay veces que vale la pena perder la cordura y reconectar para despertar en ti amores propios a veces empolvados, olvidados, descuidados, que con una dosis de pláticas con la persona correcta, y de caminatas largas se vuelve todo a alinear para ponerse del lado correcto, y el cual siempre será el de brillar.

 

Son esos magos disfrazados de algún amigo o familia, o puede ser un niño, o quizás la interacción con algún animal que sea lo que apriete el botón de ¡actuar ya! Y permitirte seguir sembrando sueños que detienen el tiempo, sueños que tienen principios y no tienen fin.

Y es que sólo cuando estas en el presente es cuando puedes realmente soltar todo y perderte en la grandeza de la perfección de fluir. Donde sabes que todo lo tuyo ya te fue dado y que tienes la certeza que en el momento adecuado, te va a encontrar. Hay quienes se encargan de encausar esa fuerza natural antes de que se convierta en un huracán, y convertir lo intangible en tangible y vivir el milagro que es existir. Son esos seres mágicos que materializan esa energía de la conciencia del saberte vivo. Hay quienes te recuerdan que lo único que es más importante es enamorarte de tu eterno presente; puede ser el sol o una nube; pues el arte está en equilibrarte... sentarte respirar y esperar a encontrarte.

Nutrirte de todo, de todos, usar cada sentido para cambiar el sentido y aprovechar las distintas formas de interpretar la realidad para entonces encontrar eco a tus sentimientos y resonancia a tus ocurrencias. Rodéate de personas cuyo diagnóstico sea la locura y replantea el significado de todo, pues nada tiene sentido; hasta que tú se lo das.

 
Publicidad
Publicidad