Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

"No estamos en pausa", la reflexión de una psicoterapeuta ante la crisis

Este artículo se enfoca principalmente en el caos personal, dentro del cual podemos ejercer un libre albedrío para elegir cómo transitar este momento histórico y cómo elegiremos salir del mismo.
martes 28 abril 2020
reflexión-coronavirus
La reflexión de una psicoterapeuta ante la crisis

“Un viejo ermitaño, se refugiaba en la montaña para dedicarse a meditar y orar. A menudo se le veía muy ocupado. Un día alguien le preguntó: ¿Cómo puede tener tanto trabajo si vive en soledad? Él contestó: Tengo varias cosas que hacer: entrenar a dos halcones, entrenar a dos águilas, tranquilizar a dos conejos, disciplinar una serpiente, motivar a un asno y domar a un león. No veo ningún animal por aquí, ¿dónde están? El ermitaño le respondió: Estos animales los llevamos todos dentro.

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno o malo, tengo que entrenarlos para que se lancen sobre cosas buenas: Son mis ojos. Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan, tengo que entrenarlas para que se pongan al servicio y ayuden sin hacer daño: Son mis manos. Los conejos quieren ir a donde ellos quieran, quieren esquivar las situaciones difíciles, tengo que enseñarles a estar tranquilos aunque haya sufrimiento, problema o cualquier cosa que no me gusta: Son mis pies. Lo más difícil es vigilar a la serpiente, está encerrada en una fuerte jaula, pero ella siempre está lista para atacar, morder y colocar su veneno en cualquiera que esté cerca, por ello tengo que disciplinarla: Es mi lengua. El burro es obstinado, no quiere cumplir con su deber, siempre está cansado y se niega a llevar su carga cada día: Es mi cuerpo. Por último necesito domar al león, quiere ser el rey, es altivo y siempre quiere ser el primero, es vanidoso, es orgulloso, se cree el mejor: Es mi EGO. Como ve, tengo demasiado trabajo por hacer".

Hoy todos tenemos mucho que hacer, un quehacer transformador, de esos que definen nuestra vida con un antes y un después. Ciertamente, como humanidad estamos viviendo un caos que nos obliga a establecer un orden distinto y seguramente mejor al que conocíamos, pero yo en este artículo quiero enfocarme principalmente al caos personal, a ese que estamos viviendo cada uno y ante el cual podemos ejercer nuestro libre albedrío para elegir cómo transitar este momento histórico, y aun más importante: cómo elegiremos salir del mismo.

¿Quiénes éramos al entrar, y quiénes seremos al salir? Y eso, queridos lectores, no se define mañana, se define hoy, a cada momento, día a día y minuto a minuto.

Publicidad

Alguna vez escuché a un gran maestro, el Dr. Purna Steinitz, decir: “En la vida todos tenemos un área de preocupación y un área de influencia, ambas son importantes; sin embargo, si tu único interés es dar una buena imagen y “parecer” una buena persona, dedícate al área de preocupación, es decir a aquellos problemas que aquejan a la humanidad pero en los cuales tú puedes contribuir realmente muy poco, esto te dará oportunidad de estar en debates y en mesas redondas, a tener una postura de persona culta e informada. Pero si lo que quieres es verdaderamente lograr cambios, dedícate a tu área de influencia, allí donde tu apoyo, tu ejemplo y tu participación verdaderamente van a influir en otros y desde allí, como en círculos concéntricos, se irá difundiendo hacia distintas direcciones.”

reflexion-coronavirus
La reflexión de una psicoterapeuta ante la crisis

Hoy, después de muchos años recuerdo esas palabras pues en medio de esta crisis creo podemos aplicarlas. Todos tenemos un círculo cercano de influencia: yo mismo/a, mi pareja, mi familia, mi colonia, mi ciudad y así sucesivamente, pero siempre de dentro hacia afuera .

Utilizando la metáfora del cuento me pregunto: "¿Qué me dice esta crisis de mí mismo?", "¿En qué me cuestiona?", "¿Cómo me veo en este gran espejo?", "¿Me gusta lo que veo?".

Haciendo un análisis honesto y poniéndolo en el contexto de lo que estamos viviendo, cada uno de nosotros podemos descubrir fortalezas y debilidades que no sabíamos de nosotros mismos, y solo desde allí lograremos pequeños grandes cambios que afectarán para bien a nuestro mundo interno y, por ende, al mundo externo.

Publicidad

Gracias a mi profesión como terapeuta, he tenido en las últimas semanas profundas conversaciones con mis pacientes a quienes agradezco de corazón por revelarme sus más íntimos miedos y preocupaciones, hemos tenido la oportunidad de descubrir juntos nuestras propias limitaciones:

  • Los muchos momentos donde el EGO nos ha ganado haciéndonos perder lo esencial como puede ser una relación valiosa, un aprendizaje importante o la insensibilidad con la que nos manejamos muchas veces ante el dolor, que sin irnos más lejos pudiera estar padeciendo un miembro de nuestra propia familia.
  • Podemos ver las muchas ocasiones en las que hemos sido injustos o testarudos, en las que por ganar una discusión hemos perdido el aprendizaje .
  • O cuando hemos decidido posponer asuntos fundamentales pensando que siempre habrá tiempo para realizarlos, esa llamada que nunca hice y ese abrazo que nunca di acompañado de un “Gracias” o de un “te quiero”.

Nelly Glatt es psicoterapeuta, con especialidad en tanatología y violencia intrafamiliar con 23 años de experiencia. Nelly da consulta privadas, impartición de clases y conferencias.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad