Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El alcohol, el refugio de Luis Miguel ante sus problemas

'El Sol' estaba sumido en una depresión tan fuerte que vio en beber la salida rápida para dormir sus emociones.
jueves 28 octubre 2021
luismi-alcohol.jpg
Luis Miguel tuvo problemas con el alcohol.

La temporada 3 de Luis Miguel, la serie, ha dejado algo muy claro: en 2017, Micky lidiaba con sus problemas económicos y personales a través del consumo de alcohol.

En las escenas que corresponden a esa línea de tiempo vemos siempre a un Luis Miguel, de 47 años, con varios kilos de más, deprimido, vulnerable y que, sin importar si es de día o de noche, consume alcohol al por mayor: vinos, champañas, licores. El cantante ve en la bebida un consuelo a todo los problemas que tenía.

Publicidad

En esa época, que sus biógrafos Javier León Herrera y Juan Manuel Navarro, en Oro de rey, describen como el "trienio horribilis", Luis Miguel enfrentaba un distanciamiento con su hija, deudas, demandas, conciertos cancelados y hasta un citatorio para presentarse ante un juez de Los Ángeles.

luismi-chupe.jpg
Luis Miguel siempre tenía una copa en la mano.

"El tercer año de ese negro trienio fue el más crítico y caótico. Si bien desde finales del anterior ya el plan de ayuda y rescate se había puesto en marcha para evitar el hundimiento total. En 2017 confluyeron todos los conflictos justo en el momento que ya se empezaba a trabajar en la serie de televisión de su vida, punta de lanza del plan de rescate. Luis Miguel estaba completamente arruinado y tenía varias frentes abiertos, todos ellos muy gruesos", aseguran Javier y Juan.

Esta biografía recuerda cómo durante la gira, Luis Miguel empezó a dar signos de que las cosas no iban bien, como en 2011, que llegó dos horas y media tarde a un concierto que debía dar en Oaxaca. "Finalmente llegó, pero en evidente estado de embriaguez. Entró directo del coche al escenario, bajó descompuesto con el traje y la corbata desarreglados…".

 

El texto también retoma una publicación del periodista español Manuel Román, quien aseguró en 2017: "Sus más cercanos lo encuentran deprimido, sin querer recibir a sus amigos, sin atender razones ni consejos, sumido en una situación sin salida que él resuelve a base de alcohol y cocaína. Las drogas lo están matando lentamente, al tiempo que su reputación artística pierde enteros a velocidades supersónicas...".

Oro de rey habla de otra adicción que no menciona la serie: las pastillas. "Cantar, cantar y cantar era el único alivio para su alma contra la depresión y para su economía, que incomprensiblemente seguía dando motivos de preocupación, empezó a perder dinero a raudales… Su manager y su esposa mostraban preocupación por los síntomas depresivos que observaban en el artista, que se hizo adicto a las pastillas para dormir, y siempre usaba el mismo traje, despreocupado por su apariencia".

Pero gracias a los consejos médicos, fue que Luis Miguel sí quiso escuchar, y cuando sus complicaciones de salud eran evidentes (como sus problemas cardiacos y de sobrepeso) redujo drásticamente el consumo de alcohol.

 
Publicidad
Publicidad