Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El duro testimonio del hombre que vio morir a Halyna Hutchins

La historia del grave accidente le ha dado la vuelta al mundo, ahora, la última persona que vio con vida a la directora de fotografía cuenta su versión.
miércoles 27 octubre 2021
Halyna Hutchins, cinematographer shot dead on film set, USA - 23 Oct 2021
Halyna Hutchins

Serge Svetnoy, uno de los electricistas que trabajaba en el set de Rust, relató el minuto a minuto de los últimos momentos con vida de Halyna Hutchins.

Publicidad

En un texto publicado por The New York Times, el electricista hace el crudo recuento de los hechos. Según relata, fue él la persona que corrió a sostener a la directora de fotografía del filme cuando se percataron de lo que estaba sucediendo.

Según cuenta Serge en su texto titulado Mi visión de la tragedia de RUST, Alec se encontraba sentado en un banquillo realizando un ensayo de una toma. La escena a grabar consistía en mostrar al protagonista (Baldwin), dibujando una cruz con un revolver, mientras miraba directamente a la cámara, Halyna, por su parte, se encontraba justo al frente, supervisando el ángulo de la fotografía.

De acuerdo con las palabras del electricista, puede decirse que él se salvó de resultar herido por ‘milagro’, pues al momento del disparo se encontraba hombro con hombro con Halyna, por lo que fue el primero en auxiliarla. “La sostuve en mis brazos mientras se estaba muriendo. Su sangre estaba en mis manos”, se lee en el escalofriante relato.

En su versión, Svetnoy responsabiliza a la armera Hannah Gutierrez-Reed, quien asegura, no tenía la preparación suficiente para estar a cargo de las armas de un rodaje.

 

“No hay forma de que una mujer de veinticuatro años pueda ser una profesional con armería, lo que ocurrió es culpa de la negligencia y la falta de profesionalismo”, aseguró.

Agregó que la responsabilidad es compartida con los productores, quienes, aparentemente para ahorrar dinero, no contrataron a un experto en armería.

“Para ahorrar un centavo, contratan a personas que no están completamente calificadas para el trabajo complicado y peligroso, y arriesga la vida de las otras personas cercanas y también la suya”, se lee.

 
Publicidad