Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Eugenia Debayle revela qué provocó el infarto que casi le cuesta la vida

La hermana de Martha Debayle y editora de The Beauty Effect confiesa que estaba embarazada cuando tuvo el paro cardiaco que la mantuvo en coma.
viernes 25 octubre 2019
eugenia-debayle.jpg
Eugenia Debayle por poco y pierde la vida a finales de la primavera de 2016.

Martha Debayle y toda su familia se llevaron un gran susto en mayo de 2016 luego de que su hermana menor, Eugenia, sufriera un infarto que casi le cuesta la vida. Por tres minutos, Eugenia estuvo muerta y, tras ser reanimada, permaneció en coma inducido por 20 días.

Tras más de tres años de silencio, la editora de la revista digital The Beauty Effect cuenta en su libro Mi día negro (que acaba de salir a la venta) que fue la reacción alérgica a un medicamento la que le provocó el paro cardiaco.

Publicidad

Todo comenzó, relata Eugenia Debayle, cuando en 2016 descubrió que estaba embarazada. Tenía 44 años y planeaba casarse ese mismo año con su novio Servio Tulio, con quien llevaba seis años de relación en ese entonces.

Aunque aparentemente todo marchaba bien, un día tuvo un pequeño sangrado, así que fue al doctor y descubrió que el bebé que esperaba estaba muerto. El médico le informó que el paso siguiente era practicarse un legrado, noticia que la destrozó.

“Me empezaron a anestesiar y así encontré la paz por unos momentos. De hecho, mi esposo tiene un video de cuando me sedaron, antes de meterme al quirófano. Estaba de lo más dopada. Platicaba, hasta balbuceaba un poco. Era como si estuviera borracha. Servio me dijo adiós. El doctor le indicó: ‘Esto es muy sencillo, Servio. Vete al Starbucks a tomar un café y ahorita regresas”, relata Eugenia Debayle en Mi día negro.

 

“Servio nervioso lo obedeció. Bajó al Starbucks. Estaba ahí, sentado, triste, preocupado. Intentó distraerse hablando por teléfono con un amigo cuando empezó a escuchar en las bocinas del hospital: ‘Código ABC, código ABC’. Y de repente todo el staff se movilizó rumbo a mi cuarto. No sé si te puedas imaginar esa sensación”, relata la editora en su libro.

Eugenia detalla que al descubrir que algo no iba bien con ella, su novio entró en pánico mientras la situación se complicaba. “Llegaron muchos doctores corriendo. Él dejó colgado a su amigo al otro lado de la línea y los siguió hasta el cuarto. Entonces salió el doctor y le dijo: ‘Eugenia está en un paro cardiaco’”.

Eugenia Debayle estuvo tres minutos muerta y, posteriormente, pasó 20 días en coma inducido. De hecho, en una ocasión su hermano Roberto escuchó decir a los médicos: “Hay dos opciones: o se muere o queda en estado vegetal”.

 

Durante los días en coma, varios de sus órganos tuvieron fallo. Poco a poco se fue recuperando y al despertar gradual le fueron descubriendo las secuelas, sobre todo a nivel neuronal: no podía procesar la distancia entre los objetos en el espacio y su ubicación, no podía utilizar su mano izquierda, no podía comer por sí misma, bañarse o caminar, no podía articular las palabras correctamente ni tampoco deglutir. Además, estuvo a punto de que le amputaran una pierna que empezó a gangrenarse por falta de irrigación.

A pesar de todo, Eugenia Debayle salió adelante, aprendió a hacer todo desde cero. Ahora se siente una persona diferente, una mujer realizada, enamorada y completamente agradecida por la segunda oportunidad que, cree, le dio Dios.

"Quizá nunca consiga cerrar la herida por completo. Pero abrazo mi tristeza, no escapo de ella. La miro cara a cara y me veo reflejada en ella. Sé que las heridas sanarán y quedarán cicatrices. También sé que esas huellas me ayudarán a crecer desde dentro y hacia afuera".

Ahora, la vida le sonríe, ya que este año llegará al altar al lado del amor de su vida, Servio, con quien lleva nueve años de relación.

Publicidad
Publicidad